Torsión testicular

¿Qué es?

La torsión testicular (también conocida como isquemia testicular) es la torsión del cordón espermático que interrumpe el suministro de sangre al testículo y a las estructuras del escroto.

Es una emergencia médica ya que si se dilata su atención en el tiempo existe riesgo de perder el testículo por el estado isquémico mantenido.

Causas

Las causas de la torsión testicular no están del todo claras. Algunos hombres son más propensos a padecer esta afección debido a defectos en el tejido que establece la conexión con los diferentes tejidos dentro del escroto. El problema también puede ocurrir después de una lesión del escroto que provoque mucha hinchazón o después del ejercicio pesado. En algunos casos, no hay una causa clara. La afección es más común durante el primer año de vida y al comienzo de la adolescencia (pubertad). Sin embargo, esto no excluye que puedan darse casos en adultos mayores.

Torsión testicular: Síntomas

Los síntomas típicos de la torsión testicular comienzan con dolor testicular muy intenso que puede tener un desencadenante o no. Suele producirse también una inflamación del escroto y se acompaña de sintomatología general como nauseas, vómitos o mareos. En ocasiones a la palpación del testículo se aprecia que uno está más alto que otro. En ocasiones también puede aparecer sangre en la eyaculación.

Torsión testicular: Diagnóstico

Para el diagnóstico de la torsión testicular suele ser suficiente una buena historia clínica, una detallada exploración y una ecografía doppler del testículo para revisar el flujo sanguíneo, ya que en el caso de las torsiones el flujo se vería reducido o interrumpido si la torsión fuera completa.

Torsión testicular: Tratamiento

El tratamiento de la torsión testicular suele necesitar intervención quirúrgica para corregir el problema y debe ser lo antes posible, ya que si se opera antes de las primeras 6 horas de los síntomas el testículo afectado suele salvarse. Durante la cirugía, el testículo en el otro lado con frecuencia se asegura en su lugar ya que aunque ese testículo no esté afectado existe riesgo de torsión testicular en el futuro.

Torsión testicular: Prevención

Hay que evitar traumatismos testiculares ya que se ha comprobado que existe relación. En la mayoría de los casos la causa no está clara por lo que no es posible prevenir esta patología.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR