Sobredosis de anfetaminas

¿Qué es?

La sobredosis de anfetaminas es el consumo abusivo de la droga estimulante llamada metanfetamina o sus derivados, de forma que se ocasiona un daño grave para la salud. Otros nombres de la droga ilegal son: speed, ice, meth, crystalmeth o metanfetamina cristalina.

La metatanfetamina es un potente estimulante del sistema nervioso central que actúa activando la liberación de los neurotransmisores noradrenalina y dopamina. Estos son responsables de los efectos sobre el organismo que tienen que ver con la respuesta al estrés y los mecanismos motivación y recompensa:

  • Aumenta el estado de vigilia, de alerta y de concentración.
  • Acelera la actividad motora y la resistencia a la fatiga.
  • Acelera el pulso y la presión arterial.
  • Produce estrechamiento de los vasos sanguíneos (vasoconstricción)
  • Aumenta el metabolismo de las grasas.
  • Libera las reservas de glucosa incrementando su aporte hacia los músculos.
  • Aumenta el aporte de oxígeno al cerebro.
  • Dilata las pupilas.
  • Produce efecto emociones y sensaciones placenteras, que activan los mecanismos de motivación y recompensa.
  • Produce euforia.

Ciertos derivados de las anfetaminas se pueden encontrar también como fármacos para el tratamiento de algunas enfermedades como la narcolepsia o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Causas

La sobredosis de anfetaminas se puede producir de forma aguda o crónica.
  • Sobredosis aguda: ocurre cuando el consumo abusivo de la droga se hace de forma repentina, tanto intencionada como accidental, de modo que los efectos secundarios aparecen casi de inmediato o en un tiempo muy breve. Tiene un alto riesgo de mortalidad.
  • Sobredosis crónica: ocurren cuando el consumo abusivo se hace de forma regular y los efectos secundarios aparecen progresivamente.

Sobredosis de anfetaminas: Síntomas

Los síntomas de la sobredosis de anfetaminas son:
  • Sobredosis aguda:
    • Agitación
    • Dificultad respiratoria
    • Dolor de estómago intenso
    • Temperatura corporal alta
    • Dolor torácico
    • Palpitaciones
    • Pulso irregular
    • Convulsiones
    • Paranoia
    • Insuficiencia renal
    • Náuseas y vómitos
    • Visión borrosa
En los casos más graves de sobredosis aguda:

- Ictus o accidente vascular cerebral

- Infarto de miocardio

- Parada cardiorespiratoria

- Coma

- Muerte por sobredosis

  • Sobredosis crónica:
    • Alteraciones psicológicas graves: comportamiento delirante, paranoia, cambios de humor extremos.
    • Esquizofrenia
    • Insomnio grave
    • Pérdida de peso
    • Infecciones de repetición
    • Caída de dientes
    • Lesiones en la piel como úlceras, forúnculos o abscesos

Sobredosis de anfetaminas: Diagnóstico

El diagnóstico de la sobredosis de anfetaminas se realiza en base a la historia clínica de un consumo abusivo de la sustancia tóxica. La exploración física con los signos y síntomas característicos también puede orientar el diagnóstico. La demostración de la presencia de la droga en el organismo permite confirmar el diagnóstico, por ejemplo con la detección de orina de los productos metabólicos derivados de la droga. También se realizan las pruebas complementarias oportunas para valorar el daño en los órganos: análisis de sangre y orina, electrocardiograma, radiografía de tórax, electroencefalograma, otras pruebas de imagen radiológica (TAC, resonancia magnética, etc).

Sobredosis de anfetaminas: Tratamiento

El tratamiento de la sobredosis de anfetaminas puede ser:
  • Carbón activado y laxantes si la droga se ha tomado por vía oral, dependiendo del tiempo que haya transcurrido y de si la persona está consciente.
  • Soporte vital avanzado con medicación intravenosa para tratar los efectos sobre los órganos vitales.
  • Según la gravedad precisará ingreso e la UCI.
No existe un antídoto específico para la droga.

Sobredosis de anfetaminas: Prevención

La prevención de la sobredosis de anfetaminas se basa en:
  • Educación sanitaria para evitar la iniciación al consumo, sobretodo en adolescentes y jóvenes.
  • Evitar el consumo de otras drogas legales como el tabaco o el alcohol, que conducen a la progresión de consumo con otras sustancias ilegales.
  • Vigilar en fiestas o eventos sociales la mezcla de la droga camuflada en bebidas o refrescos.
  • Cuando existe una indicación médica con finalidad terapéutica, nunca sobrepasar las dosis indicadas y consultar al médico ante cualquier efecto secundario.
  • Alejar del alcance de los niños cualquier fármaco derivado anfetamínico.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR