Sinusitis

¿Qué es?

La sinusitis es la inflamación de causa infecciosa de los senos paranasales.

Los senos paranasales son espacios llenos de aire en el interior del cráneo, en concreto de los huesos de la cara. Se localizan por detrás de la frente, de los huesos de la nariz, de las mejillas y de los ojos.

Causas

La causa de la sinusitis es una infección de la mucosidad de los senos paranasales por microorganismos como virus, bacterias u hongos. Esta infección puede ocurrir en las siguientes situaciones:
  • Un resfriado o una rinitis alérgica puede provocar que se produzca demasiada mucosidad y ésta llegue a bloquear la abertura de drenaje de los senos paranasales hacia las fosas nasales.
  • En ocasiones la muscosidad se los senos se acumula porque la persona tiene el tabique nasal desviado, un espolón óseo nasal o pólipos nasales que bloquean el drenaje de los senos paranasales.
  • Existen alteraciones de los pequeños vellos (cilios) de los senos paranasales, que no son capaces de sacar la mucosidad del interior de los senos de forma adecuada.
Los factores de riesgo de padecer sinusitis son:
  • Rinitis alérgica o fiebre del heno.
  • Fibrosis quística.
  • Tener las glándulas adenoides agrandadas.
  • Enfermedades que impiden que los cilios trabajen apropiadamente.
  • Cambios de altitud como volar o bucear
  • Tabaquismo.
  • Asistencia de los niños a guarderías, que implica mayor riesgo de contagios
  • Tener el sistema inmunitario debilitado por la infección del virus VIH o por tratamiento con quimioterapia.

Sinusitis: Síntomas

Hay dos tipos de sinusitis:
  • Sinusitis aguda: los síntomas están presentes durante cuatro semanas o menos. Es frecuente que ocurra después de un resfriado
  • Sinusitis crónica: la inflamación de los senos paranasales está presente más de tres meses. Los síntomas tienden a ser más leves pero más duraderos.
Los síntomas de sinusitis más comunes son:
  • Congestión y secreción nasal espesa.
  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato.
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor que recuerda a una opresión, detrás de los ojos, o con aumento de sensibilidad en la cara.
  • Dolor de garganta
  • Caída de moco por la parte posterior de la nariz hacia la garganta.
  • Tos que generalmente empeora por la noche.
  • Fatiga y sensación de malestar general.

Sinusitis: Diagnóstico

El diagnóstico de la sinusitis se puede hacer mediante la historia clínica y una exploración física detallada en la consulta médica, que puede incluir:
  • Examen nasal externo
  • Palpación y percusión sobre la zona de los senos que resulta dolorosa
  • Al inclinar la cabeza hacia adelante aumena la sensación de dolor o presión
  • Observación de mucosidad en las fosas nasales o en la pared posterior de la faringe
  • Prueba de la transiluminación: se proyecta una pequeña luz sobre los senos paranasales, lo que permite ver si la luz puede pasar a través y se ve claridad desde fuera de la piel, o si está repleto de mucosidad y se ve opaco.
Se pueden solicitar pruebas complementarias como:
  • Observación con un tubo de endoscopia pequeño o rinoscopio. Es una prueba que realiza el especialista en otorrinolaringología.
  • Radiografías con proyecciones específicas
  • Tomografía axial computarizada, permite visualizar con etalle los huesos de la cara y el cráneo
  • Resonancia magnética nuclear
También se pueden solicitar pruebas para estudiar las enfermedades que son causantes de sinusitis crónica.

Sinusitis: Tratamiento

El tratamiento de la sinusitis se basa en lograr desinflamar la mucosa del seno afectado, combatir la infección que esté causando esta inflamación y facilitar el drenaje de la mucosidad. Según la causa de la infección, si es vírica, bacteriana o por hongos, el médico prescribe un tipo de medicación u otra. En general está indicado tratamiento antiinflamatorio, tanto por vía oral como por spray nasal. Los antibióticos se reservan para los casos de sinusitis bacteriana, y los antifúngicos para sinusitis por hongos. En los casos en que la sinusitis está causada por una enfermedad de base, se debe tratar esa causa principal. Además de lo que el médico prescriba, la persona con sinusitis puede realizar una serie de autocuidados para mejorar los síntomas:
  • Lavados nasales con suero fisiológico.
  • Aplicar paños húmedos y calientes sobre la zona dolorida de la cara varias veces al día.
  • Beber mucho líquido para facilitar que la mucosidad se diluya.
  • Inhalar vapor (vahos) varias veces al día. Por ejemplo, con un cazo de agua caliente o con el vapor de la ducha. Se pueden añadir esencias de eucaliptus o no.
  • Utilizar un aparato humidificador.

Sinusitis: Prevención

La prevención de la sinusitis se basa en evitar en la medida de lo posible los factores de riesgo y las enfermedades que la producen.
  • Evitar el humo y los contaminantes.
  • Beber agua abundante
  • Tratar de forma adecuada los resfriados, la congestión nasal y las alergias siempre bajo control médico
  • Utilizar un humidificador si el ambiente es de clima muy seco.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR