Síndrome mielodisplásico: Diagnóstico

Diagnóstico

Para el diagnóstico del síndrome mielodisplásico se empieza con la sospecha por los síntomas que pueden sugerir la enfermedad tras lo cual se analizará la sangre y la médula ósea para confirmar el diagnóstico de presunción. Para esto se pueden realizar una serie de pruebas:

  • Recuento de células sanguíneas (frotis): mide las diferentes células sanguíneas. En el síndrome mielodisplásico normalmente hay escasez de glóbulos blancos y de plaquetas y también se aprecian blastos y anomalías en el tamaño y la forma de las células sanguíneas.
  • Pruebas de médula ósea: a través de la aspiración y la biopsia se toman muestras de la médula ósea y se analizan. Normalmente el lugar para la toma es la cadera. Este estudio sirve para el diagnóstico y para la clasificación. De la muestra tomada se observará Los el tamaño y la forma de las células y determinan si los glóbulos rojos contienen partículas de hierro, si existen blastos y pocas células maduras. Para el diagnóstico de síndrome mielodisplásico se debe tener menos de 20% de blastos en la médula ósea. Si este valor está por encima, la sospecha seria una leucemia.
  • Estudios genéticos moleculares: en busca de intentar encontrar anomalías cromosómicas y genéticas.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR