Síndrome del cuidador quemado: Tratamiento

Tratamiento

El  tratamiento del síndrome del cuidador quemado tiene un enfoque multifocal, es decir, se puede tratar desde diferentes perspectivas de ayuda, tanto física como psicológica. Todas las medidas se resumen en el concepto de cuidar al cuidador, es decir, mejorar la calidad de vida de la persona que tiene a su cuidado a otras personas.

Algunas de las acciones para cuidar al cuidador son:

  • Aceptar que existe un problema
  • Facilitar que el cuidador/a pida ayuda, obtenga ayuda y acepte ayuda de otro/s cuidador/es, tanto familiares como amigos, profesionales o grupos de ayuda mutua.
  • Acompañar al cuidador/a para que pueda reflexionar y asumir algunos conceptos o ideas que le pueden ayudar a mejorar por sí mismo la situación en la que se encuentra, por ejemplo:
    • Entender y conocer el límite de las propias fuerzas, si se ha llegado al caso, y asumirlas sin miedo y sin sentimientos de culpa.
    • Aprender a decir que no ante demandas excesivas
    • Evitar forzarse a modo de sacrificio personal, olvidándose de los propios cuidados personales, tanto de alimentación saludable, como de actividad física regular, como de atención psicológica y social.
  • Disponer de alguna vía de escape emocional donde expresar las propias frustraciones, temores, resentimientos o cualquier sentimiento negativo.
  • Programar si es posible, descansos diarios en determinados momentos y también un descanso semanal fuera del contacto directo con la persona a quien se cuida.
  • Marcar objetivos a corto plazo que sean factibles, teniendo un plan de actividades diarias y una organización personal que ayude a la gestión del tiempo y a establecer unas prioridades que proporcionen una agradable sensación de control sobre la situación.
  • Fomentar la autonomía de la persona dependiente en la medida de las posibilidades, para beneficio tanto de la persona dependiente como del cuidador/a, entendiendo que las acciones o actividades que realice por sí mismo pueda ser lentas, dificultosas o no las realice del todo bien.

Además de estos enfoques descritos a grandes rasgos, en algunos casos pueden llegar a ser necesarios otros tratamientos médicos o terapias psicológicas administrados e indicados por un profesional de la salud cualificado, según los síntomas y manifestaciones clínicas que la persona con síndrome del cuidador quemado presente.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR