Síndrome del cuidador quemado: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome del cuidador quemado es fundamentalmente clínico, es decir, se define por la historia clínica y la exploración física. También pueden ayudar los criterios diagnósticos definidos para las enfermedades o trastornos asociados a este síndrome como ansiedad o depresión.

Debido a que la aparición de los síntomas de este trastorno puede pasar desapercibido o suceder de forma sutil y progresiva, se han definido una serie de fases por las que pasa el cuidador quemado, que facilitan su identificación.

  • Fase 1. Asumir el liderazgo: ante la situación de dependencia de un familiar cercano el cuidador asume las tareas de los cuidados y la responsabilidad de sobrellevar los cambios que sean necesarios.
  • Fase 2: Desequilibrio entre recursos y demandas: se produce un desajuste entre las excesivas demandas de la persona dependiente o de las circunstancias que suponen ese cuidado y entre los recursos tanto personales y como materiales con los que cuenta el cuidador/a. Este desequilibrio obliga a realizar un sobreesfuerzo por parte del cuidador /a que poco a poco va agotando sus fuerzas.
  • Fase 3: Aparición de síntomas propios del síndrome del cuidador quemado, como reacción ante el sobreesfuerzo mantenido y al agotamiento físico y mental.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR