Síndrome del cascanueces

¿Qué es?

El síndrome o fenómeno del cascanueces constituye una  enfermedad rara. Es causa de hematuria  secundaria a compresión de la vena renal izquierda entre la arteria mesentérica superior y la aorta.

Puede aparecer en ambos sexos, su prevalencia no se conoce ya que normalmente se trata de un cuadro asintomático.

Causas

La causa del síndrome renal del cascanueces  es una alteración en la anatomía de los vasos renales y las arterias que se localizan a nivel de la vena renal izquierda. Por su colocación forman una pinza (como un cascanueces) en la que la vena renal izquierda se queda comprimida entre la arteria mesentérica superior  y la aorta abdominal.

Síndrome del cascanueces: Síntomas

Clínicamente puede permanecer asintomático, que es lo más frecuente, o manifestarse como episodios de hematuria (sangre en la orina), que se puede acompañar de dolor en la fosa renal izquierda y/o dolor abdominal. Es característico que la hematuria (y el dolor si está presente) sea más intensa con el ortostatismo y con el ejercicio.

Síndrome del cascanueces: Diagnóstico

Se trata de una patología difícil de diagnosticar porque la mayor parte de las veces no da síntomas y porque no se diagnostica mediante métodos rutinarios. El diagnóstico debe plantearse ante un paciente con dolor lumbar y hematuria. Inicialmente debe realizarse un estudio de hematuria para descartar otras causas más frecuentes. Los exámenes de diagnóstico deberían incluir un análisis de orina, ecografía y/o urografía intravenosa, otras pruebas de imagen como TAC, angio TAC o RMN.

Síndrome del cascanueces: Tratamiento

El tratamiento del síndrome del cascanueces depende de la severidad del sangrado. Aquellos pacientes que presentan hemorragias intermitentes sin anemización no requerirán ningún tipo de tratamiento, excepto suplementos orales de hierro si fuese preciso. Aquellos casos que se acompañen de dolor en flanco izquierdo incapacitante, hematuria macroscópica frecuente o anemización pueden requerir un tratamiento más agresivo que incluye técnicas quirúrgicas. La implantación de un stent intravascular es la mejor opción de tratamiento, para mantener la vena renal izquierda abierta. Como se trata de una enfermedad benigna, el pronóstico general es excelente.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR