Síndrome de Wolff-Parkinson-White

¿Qué es?

El Síndrome de Wolff-Parkinson-White es una anomalía en la conducción de los impulsos eléctricos del corazón debido a la presencia de una vía de conducción accesoria entre la aurícula y el ventrículo, ocasionando episodios de taquicardias y arritmias.

Causas

La causa de la aparición del Síndrome de Wolff-Parkinson-White suele deberse a la existencia de una vía accesoria por donde las señales eléctricas del corazón van por una ruta adicional haciendo una sobreexcitación cardiaca en forma de taquicardia.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White: Síntomas

Los síntomas del Síndrome de Wolff-Parkinson-White pueden variar de una persona a otra. Entre los síntomas que se pueden manifestar está opresión en el pecho, mareos, desmayo, palpitaciones o dificultad para respirar. Se ha visto que las personas con esta arritmia tienen un mayor riesgo de muerte súbita.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White: Diagnóstico

Para el diagnóstico del Síndrome de Wolff-Parkinson-White hace falta un electrocardiograma, done se aprecia una anomalía que se conoce como onda delta, el acortamiento del intervalo PR y un alargamiento del complejo QRS. Además también será útil la realización de una radiografía de tórax, un ecocardiograma, una analítica y un estudio electrofisiológico.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White: Tratamiento

El tratamiento del Síndrome de Wolff-Parkinson-White puede variar en función de la situación del paciente. Si la persona no tolera bien la arritmia hará falta una cardioversión eléctrica. Si la tolera bien se puede probar con tratamiento médico, como la adenosina. El tratamiento definitivo para el Síndrome de Wolff-Parkinson-White es una destrucción de la vía eléctrica anormal mediante la ablación  con catéter por radiofrecuencia, pero esta técnica también tiene sus riesgos por lo que hay que elegir bien a qué pacientes les puede ser útil.

Síndrome de Wolff-Parkinson-White: Prevención

El Síndrome de Wolff-Parkinson-White no se puede prevenir ya que en muchos casos es congénito, es decir, desde el nacimiento. Cuando se detecta se recomienda realizar un electrocardiograma a los hermanos para descartar otros familiares afectos. Los pacientes con síndrome de Wolff Parkinson White pueden hacer vida normal pero se aconseja evitar los deportes de competición ya que pueden favorecer las taquiarritmias al igual que sustancias excitantes como el alcohol o las drogas.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR