Síndrome de taquicardia postural ortostática: Tratamiento

Tratamiento

Para tratar el síndrome de taquicardia postural ortostática es necesario una serie de medidas físicas y farmacológicas.

Por un lado, se aconseja potenciar la musculatura de las piernas para mejorar la capacidad de bombear la sangre.

Respecto a los fármacos existen varias opciones, por ejemplo ciertos corticoides como la fludrocortisona, o beta-bloqueantes como atenolol, metoprolol o propanolol. Además, ciertos antidepresivos como los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina pueden ayudar a regular el sistema nervioso autónomo y aumentar la presión arterial.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!