Síndrome de taquicardia postural ortostática

¿Qué es?

El síndrome de taquicardia postural ortostática es una patología en la que la persona tiene mala tolerancia al ortostatismo, en la que al pasar de estar tumbado a la posición vertical desencadena taquicardia.

Causas

El síndrome de taquicardia postural ortostática es un tipo de disautonomía, que son las alteraciones de la normofunción del sistema nervioso autónomo. En la mayoría de los casos, la causa no está clara pero parece que el origen se debe a un fallo en la resistencia vascular de nuestro organismo, que aumenta la reserva venosa que termina repercutiendo en el tronco del encéfalo. Parece que el inicio del síndrome de taquicardia postural ortostática puede producirse tras una infección viral, un traumatismo, una reciente intervención quirúrgica o la exposición a ciertas sustancias químicas tóxicas. Las personas que padecen de síndrome de taquicardia postural ortostática pueden sufrir migrañas, sudoración en exceso, temblor e hipertensión ortostática.

Síndrome de taquicardia postural ortostática: Síntomas

El síntoma principal de las personas con síndrome de taquicardia postural ortostática es la taquicardia al incorporarse de estar tumbados. Además, se puede acompañar de: - Mareos. - Intolerancia al ejercicio. - Visión borrosa. - Molestias o dolor torácico. - Presíncope/síncope. - Ansiedad. - Rubor. - Fatiga. - Cefalea. - Disnea. - Intolerancia al calor y sensación de frío. - Problemas cognitivos. - Poliuria, orinar con mucha frecuencia. - Diarrea. - Temblores. - Desórdenes del sueño y cansancio general. - Presión arterial alta. - Sudoración excesiva. - Náuseas. - Desequilibrio. - Sensibilidad al ruido y a la luz.

Síndrome de taquicardia postural ortostática: Diagnóstico

Para el diagnóstico del síndrome de taquicardia postural ortostática es necesario hacer una prueba, llamada prueba de la mesa inclinada, que confirmaría este diagnóstico. La prueba de mesa inclinada consiste en monitorizar al paciente, que se coloca en una mesa que se inclina 75º y luego 90º, y se ve si el paciente sufre hipotensión y taquicardia.

Síndrome de taquicardia postural ortostática: Tratamiento

Para tratar el síndrome de taquicardia postural ortostática es necesario una serie de medidas físicas y farmacológicas. Por un lado, se aconseja potenciar la musculatura de las piernas para mejorar la capacidad de bombear la sangre. Respecto a los fármacos existen varias opciones, por ejemplo ciertos corticoides como la fludrocortisona, o beta-bloqueantes como atenolol, metoprolol o propanolol. Además, ciertos antidepresivos como los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina pueden ayudar a regular el sistema nervioso autónomo y aumentar la presión arterial.

Síndrome de taquicardia postural ortostática: Prevención

Para prevenir el síndrome de taquicardia postural ortostática puede ayudar una serie de cambios de dieta, como beber grandes cantidades de agua o aumentar la cantidad de sal en las comidas. También hay que evitar condiciones que empeoren los síntomas, como estar de pie o exponerse a temperaturas ambientales altas.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR