Síndrome de Stokes-Adams: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Stokes-Adams en urgencias durante el momento de la crisis se basa en los fármacos que permitan que el corazón pueda mantener su función de bombear la sangre, por ejemplo isoprenalina o adrenalina. También se deben tratar las arritmias que desencadenen las crisis.

El tratamiento definitivo es la colocación de un marcapasos cardíaco.

El pronóstico tras el tratamiento suele ser favorable.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!