Síndrome de Stokes-Adams: Síntomas

Síntomas

El síntoma principal del síndrome de Stokes-Adams es la pérdida del conocimiento (síncope) que puede durar unos treinta segundos. Antes de quedar inconsciente la persona puede notarse más pálida y el ritmo cardíaco sufre una pausa. En ocasiones además se añaden convulsiones de unos 15-20 segundos de duración. La respiración se mantiene con normalidad durante el tiempo en que está inconsciente o convulsionando.

Una vez se recupera la consciencia de forma espontánea, también retorna el color de la piel o incluso ruborización por el bombeo rápido de sangre.

Al ser un síncope desencadenado por una arritmia cardíaca, no depende de la posición en que se encuentre el paciente. También puede ocurrir durante el sueño, y en ese caso la persona se despierta con el calor y ruborización posterior.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR