Síndrome de Stokes-Adams: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Stokes-Adams se realiza mediante una historia clínica detallada en la que destaca la palidez antes de la crisis y el rubor al recuperar la consciencia. También la exploración física permite definir los síntomas característicos, sobretodo si el episodio de pérdida del conocimiento es presenciada por el personal sanitario.

Como prueba complementaria, el electrocardiograma permite demostrar el tipo de arritmia que desencadena el síncope, como bloqueo aurículo ventricular, fibrilación ventricular o asistolia.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!