Síndrome de Reye

¿Qué es?

El síndrome de Reye es una enfermedad rara que ocasiona un daño cerebral agudo y alteración de la función hepática y la sangre, en relación a la ministración de ácido acetilsalicílico (aspirina®) en personas con una infección vírica, como la varicela o la gripe.

El síndrome de Reye puede ocurrir a cualquier edad, pero se observa con más frecuencia entre niños y adolescentes, especialmente entre los  4 y 12 años de edad. La mayoría de los casos que ocurren de forma simultánea a la varicela es en niños de 5 a 9 años, y junto con la gripe en niños de 10 a 14 años.

Causas

La causa del síndrome de Reye no se conoce en la actualidad. Sin embargo, los diferentes estudios han demostrado la relación entre el tomar ácido acetilsalicílico (aspiria®) y un aumento del riesgo de padecer este síndrome. Por este motivo, este fármaco ha dejado de recomendarse para uso rutinario en la infancia.

Síndrome de Reye: Síntomas

Los síntomas del síndrome de Reye en los niños pueden aparecer de forma muy repentina. Es habitual que comience con vómitos que duran varias horas y les sigue una alteración del comportamiento, mostrándose irritable y agresivo. A medida que el síndrome empeora, el niño puede ser incapaz de mantenerse alerta y despierto. Otros síntomas que ocurren en el síndrome de Reye son:
  • Náuseas y vómitos
  • Cambios en el estado mental
  • Confusión
  • Letargo
  • Pérdida del conocimiento o coma
  • Crisis epilépticas
  • Posición llamada de ‘descerebración’: los brazos están extendidos girados hacia el cuerpo, los puños hacia afuera, y las piernas estiradas con los dedos de los pies apuntando hacia abajo
  • Visión doble
  • Pérdida de la audición
  • Pérdida de la función muscular o parálisis de brazos o piernas
  • Dificultades en el habla
  • Debilidad en brazos o piernas

Síndrome de Reye: Diagnóstico

En el diagnóstico del síndrome de Reye, además de la historia clínica con el antecedente de infección viral como la varicela o la gripe, y la exploración física, pueden requerirse las siguientes pruebas complementarias:
  • Análisis de sangre con estudio bioquímico completo, que incluya pruebas de función hepática
  • Tomografía axial computarizada (TAC) craneal
  • Resonacia magnética craneal
  • Biopsia del hígado
  • Punción lumbar con análisis del líquido cefalorraquídeo

Síndrome de Reye: Tratamiento

El tratamiento para el síndrome de Reye no es específico para esta enfermedad, es decir, no existe un tratamiento propio o curativo, sino que la actitud terapéutica se centra en mantener las condiciones óptimas de soporte vital para que el organismo sea capaz de vencer la enfermedad por sí mismo. Durante el ingreso se requerirá de un control estricto de la presión intracraneal, gastometría arterial y equilibrio del pH de la sangre. En ocasiones es preciso soporte respiratorio, es decir, ventilación mecánica, si la persona no puede mantener la respiración por sí misma, por ejemplo si está en coma profundo. También son necesarios sueros con glucosa y sales minerales vía intravenosa. Los medicamentos corticoides contribuyen a reducir la inflamación que se produce en el cerebro y evitar complicaciones derivadas de este aumento de presión.

Síndrome de Reye: Prevención

La prevención del síndrome de Reye está bien definida: no se debe administrar ácido acetilsalicílico (aspirina®) a un niño cuando tiene una enfermedad vírica, como varicela o gripe, excepto si el médico da una autorización expresa. Si no se está seguro de qué tipo de enfermedad tiene, es mejor no dar el medicamento. También se debe evitar después de las vacunas correspondientes.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR