Síndrome de Reiter

¿Qué es?

El síndrome de Reiter, también conocido como artritis reactiva, es una enfermedad en la que se desencadena una reacción inmunológica tras una infección gastrointestinal o genitourinaria.

Causas

El síndrome de Reiter suele aparecer de 1 a 4 semanas después de una infección urinaria o gastrointestinal. Las bacterias que suelen asociarse al síndrome de Reiter son: - Clamidia. - Salmonela. - Shigela. - Yersinia. - Campilobacter. El motivo de que algunas personas tras contagiarse con alguna de estas bacterias desarrollen la artritis reactiva se asienta a nivel genético, ya que se ha demostrado que el gen HLA-B27 aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome de Reiter.

Síndrome de Reiter: Síntomas

El síndrome de Reiter suele manifestarse con la triada clínica de artritis, conjuntivitis y uretritis, siendo la artritis la manifestación clínica más destacada. A nivel articular suele manifestarse como dolor e hinchazón de tobillos, rodillas o pies. En los ojos suele producirse una conjuntivitis  y en algunos casos una uveítis. En el tracto urogenital se puede acompañar de infección urinaria pero, también, de uretritis. En varones, prostatitis y balanitis; en mujeres, inflamación de las trompas de Falopio o vulvovaginitis. Además, se han descrito casos de síntomas cardíacos, como pericarditis o problemas en la válvula aórtica.

Síndrome de Reiter: Diagnóstico

El síndrome de Reiter suele diagnosticarse con un estudio analítico, donde se profundiza con el estudio genético para demostrar el gen HLA-B27, y con una detallada exploración física buscando lesiones.

Síndrome de Reiter: Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Reiter necesitará una serie de medidas generales, como el descanso. En estos casos son de utilidad los antiinflamatorios no esteroideos y también han demostrado eficacia otros fármacos: - Corticosteroides. - Antibióticos. - Fármacos antirreumáticos, como el metotrexato o la sulfazalazina. - Nuevas líneas, como los inhibidores del factor de necrosis tumoral, que son medicamentos biológicos y entre los que se puede citar el infliximab o el etanercept.

Síndrome de Reiter: Prevención

Para prevenir el síndrome de Reiter hay que evitar en la medida de lo posible infecciones gastrointestinales, por lo que hay que evitar intoxicaciones alimentarias. También, evitar relaciones sexuales de riesgo para evitar infecciones genitourinarias.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR