Síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS)

¿Qué es?

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) es un trastorno que ocurre durante el sueño por interrupción del paso del aire en la vías respiratorias.

Durante el sueño todos los músculos del cuerpo se relajan y también los músculos de la parte superior de la garganta. En las personas con SAOS, estos tejidos relajados se cierran y bloquean la vía respiratoria produciendo apneas (falta de respiración) de forma intermitente.

Causas

Las causas del síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) se relacionan con diferentes factores de la anatomía de la persona que predisponen a que ocurran apneas (falta de respiración):
  • Hueso maxilar inferior más corto en comparación con el hueso maxilar superior
  • Obesidad
  • Cuello grande con una cincunferencia mayor de 43 cm en hombres  y mayor de 41 cm en mujeres.
  • Lengua grande
  • Alteraciones del paladar
  • Amígdalas y adenoides grandes
En ocasiones, las apneas están facilitadas por la posición de dormir boca arriba. Si esta es la única causa, entonces el trastorno es reversible cambiando la posición.

Síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS): Síntomas

Los síntomas del síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) incluyen un patrón de ronquidos y apneas que se repiten cada noche. La persona presenta intensos ronquidos poco tiempo después de quedarse dormido. Habitualmente, ese ronquido se ve interrumpido por un período de silencio que corresponde a la apnea, cuando la persona no está respirando unos segundos. Tras el silencio vuelve a respirar con un fuerte resoplido o jadeo. En ocasiones, estos síntomas no siempre son percibidos por la persona que tiene SAOS y los advierten las personas que conviven con él o ella, sobre todo, la pareja y miembros de la familia. La consecuencias de las apneas del sueño dan lugar a otros síntomas:
  • Despertarse con cansancio por la mañana
  • Sentir somnolencia durante el día o dormirse en el trabajo, conduciendo, viendo la televisión o leyendo.
  • Estar de malhumor, impaciente o irritable
  • Alteraciones de memoria como pequeños olvidos
  • Tener dolores de cabeza difíciles de tratar
Otros problemas de salud que se pueden añadir al SAOS son: depresión, hipertensión arterial difícil de tratar e insuficiencia cardíaca en los casos más graves.

Síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS): Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) se basa en una detallada historia clínica y exploración física. Son útiles los datos que aporte la pareja o familia sobre las características del sueño de la persona que sufre las apneas, así como una revisión de la boca, garganta y cuello. La principal prueba para valorar el SAOS es la polisomnografía, que se trata de un estudio del sueño en el que se miden las funciones vitales. Por ejemplo: - Frecuencia cardíaca - Frecuencia respiratoria - Tensión arterial - Niveles de oxígeno en la sangre - Movimientos musculares - Movimientos de los ojos - Flujo de aire inspirado e espirado - Ondas cerebrales con un electroencefalograma También son necesarias pruebas de gasometría arterial, electrocardiograma, ecocardiograma y análisis de sangre con valores de hormonas tiroideas.

Síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS): Tratamiento

El tratamiento del síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) tiene por objetivo ayudar a mantener las vías respiratorias abiertas durante las horas de sueño de la persona y evitar que la respiración se detenga. Para ello, pueden ayudar los cambios de estilo de vida como. Por ejemplo: - Evitar el alcohol - Evitar los somníferos - Dormir de lado - Bajar de peso En muchos casos, se prescribe el uso de unos dispositivos de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés), que permiten mantener el flujo de aire desde la nariz y la boca hasta los pulmones. Consiste en una mascarilla que está conectada a una máquina que se coloca junto a la cabecera de la cama. Esta máquina CPAP bombea aire a presión mientras la persona duerme. Puede necesitar un tiempo de adaptación al uso del CPAP por la noche, entre otras cosas por el ruido que produce. En algunos casos graves se puede requerir cirugía para corregir la anatomía de la parte posterior de la garganta o de diferentes problemas en la estructura de la cara, extirpar las amígdalas o las adenoides. Pero es posible que la cirugía no cure completamente el SAOS y tenga efectos secundarios a largo plazo.

Síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS): Prevención

La prevención del síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) no siempre es posible, aunque pueden contribuir a la mejoría del síndrome las diferentes medidas de cambios de estilo de vida: evitar el alcohol, no tomar somníferos, bajar de peso y evitar la obesidad.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR