Síndrome de Hikikomori

¿Qué es?

El síndrome de Hikikomori se trata de un trastorno mental que conlleva un aislamiento social de la persona que lo padece.

Su origen tiene lugar en la cultura Japonesa y suele afectar más a hombres que a mujeres. Después de que este síndrome se diera a conocer, se han observado casos también en otros países de Asia, América y Europa. En España se han llevado a cabo estudios psiquiátricos sobre el síndrome de Hikikomori.

El término “Hikikomori” proviene de una palabra japonesa que significa literalmente apartarse o estar recluido. Lo definió por primera vez en el año 2000 el psiquiatra Tamaki Saito. Aunque el síndrome Hikikomori tiene su origen en Japón, sobre todo entre los jóvenes, los psiquiatras confirman que también se dan casos en Europa.

Causas

A la hora de hablar de causas del síndrome de Hikikomori hay que señalar que se ha relacionado con diversos factores psicológicos:
  • Elevada presión social y familiar en niños y jóvenes, sobretodo enfocada hacia el triunfo académico, obtener las mejores calificaciones...
  • Otro foco de presión son las burlas o abusos de compañeros de estudios, sobretodo del aspecto físico, la etnia, el poder adquisitivo, las capacidades deportivas, los resultados de evaluaciones escolares, etcétera.
Los estudios científicos llegan a la conclusión que se asocia a otros trastornos psiquiátricos: ansiedad, trastornos psicóticos, trastornos afectivos… En 6 de cada 10 casos existe un antecedente de haber padecido el síndrome de Hikikomori en la familia y casi la mitad eran parientes cercanos de primer grado. Por otro lado existe el síndrome de Hikikomori primario que no está asociado a ninguna enfermedad mental, pero es menos frecuente.

Síndrome de Hikikomori: Síntomas

Los síntomas que suele presentar el síndrome de Hikikomori son:
  • Aislamiento social: la persona se encierra de forma voluntaria en su habitación o en su domicilio, tiene pocos o ningún amigo.
  • Cambios de comportamiento habituales: dormir a lo largo del día, pasar la noche conectado al ordenador, consola tableta o teléfono inteligente, viendo la televisón o jugando a videojuegos, dependencia del mundo virtual, comer comida rápida, no interaccionar con otras personas durante largos periodos de tiempo
  • Rasgos de personalidad: insegura, tímida, introvertida, baja autoestima, tristeza…
  • Escasa o nula tolerancia a la frustración.
  • Excesiva dependencia de las relaciones familiares.
  • Sentimientos de presión o agresión por parte del mundo y la sociedad.
  • Agorafobia (miedo irracional a estar en espacios abiertos o en lugares muy concurridos).
  • Riesgo de conductas violentas o delictivas.
  • Riesgo desarrollar enfermedades psiquiátricas graves e incluso de suicidio.
En los casos extremos de reclusión se puede ver alterada la salud física de forma grave por los efectos perjudiciales de una dieta inadecuada, no realizar ningún tipo de actividad física, falta de luz solar o de higiene. Se han dado casos de anemia, déficit de vitamina D, fragilidad en los huesos y articulaciones con riesgo de fracturas e incluso llagas en la piel por permanecer demasiado tiempo tumbado o sentado.

Síndrome de Hikikomori: Diagnóstico

En ocasiones la familia o el entorno más cercano pueden sospechar ante los diferentes cambios en el comportamiento. Sin embargo, el diagnóstico final del síndrome de Hikikomori lo establece el médico psiquiatra.

Síndrome de Hikikomori: Tratamiento

Todavía no hay establecido un tratamiento estandarizado para el síndrome de Hikikomori. Hay diferentes opiniones desde el punto de vista japonés y occidental. Es necesaria terapia psicológica y tratamiento psiquiátrico con objetivo de restablecer las relaciones familiares y sociales. También es preciso el soporte y orientación psicológica a la familia y entorno cercano. Es importante disponer de equipos sanitarios de atención en el domicilio y, en los casos graves, puede ser necesario el ingreso hospitalario para atención psiquiátrica especializada.

Síndrome de Hikikomori: Prevención

La forma eficaz de prevención del síndrome de Hikikomori es difícil de establecer. Es fundamental una detección precoz, ya que cuanto más prolongada sea la duración del síndrome, más grave y difícil de revertir el deterioro social y laboral.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR