Síndrome de HELLP: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de HELLP es principalmente finalizar el embarazo lo más pronto posible, es decir, que el bebé nazca incluso si es prematuro. Aunque parezca una decisión drástica, los problemas del hígado y otras posibles complicaciones del síndrome HELLP pueden empeorar muy rápidamente y ocasionar todavía más daños irreversibles tanto para la madre como para el bebé.

Para inducir el parto, se administran medicamentos que permitan iniciar las contracciones y el trabajo de parto. También se puede llevar a cabo una cesárea.

Otras terapias que pueden ser necesarias son:

- Transfusión de sangre, en caso de sangrados graves.

- Corticoides, para ayudar a que los pulmones del feto se desarrollen más rápido antes de nacer.

- Medicamentos antihipertensivos, para controlar la presión arterial elevada.

- Sulfato de magnesio intravenoso, para prevenir convulsiones.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!