Síndrome de Gilbert: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Gilbert se realiza a partir de un análisis de sangre donde se encuentran unos valores de bilirrubina total aumentados. De forma más concreta, las cifras de bilirrubina no conjugada o indirecta están elevadas de forma leve, mientras que las de bilirrubina conjugada o directa están normales.

Muchas veces este hallazgo en la analítica se detecta por casualidad en un examen de salud rutinario, sobretodo en personas jóvenes.

Un test de provocación con ayuno durante 48 horas permite confirmar el diagnóstico sin necesidad de realizar otras pruebas invasivas como una biopsia de hígado. Tampoco es preciso  para el diagnóstico realizar pruebas genéticas aunque la causa sea hereditaria.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!