Síndrome de Alport: Diagnóstico

Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de Alport es muy importante fijarnos en los síntomas ya que es habitual que aparezca hematuria, hipertensión y la formación de cataratas. Harán falta una serie de pruebas complementarias como un análisis de sangre y orina, un estudio genético que demuestre la alteración genética y una biopsia renal donde se aprecien las lesiones típicas de esta enfermedad.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!