Síndrome coronario agudo

¿Qué es?

El síndrome coronario agudo es la enfermedad que se produce cuando se detiene o reduce el flujo de sangre que llega al corazón. Tanto la angina de pecho como el infarto de miocardio se consideran síndromes coronarios agudos. Hay diversos tipos y la diferencia entre unos y otros depende de sus manifestaciones clínicas, evolución y resultados en pruebas complementarias.

Síndrome coronario agudo: Síntomas

Los síntomas de un síndrome coronario agudo pueden variar dependiendo de si se trata de una angina de pecho o un infarto de miocardio u otra entidad. Pero hay algunos síntomas comunes, el principal de ellos es el dolor torácico. El dolor torácico de un síndrome coronario agudo se caracteriza por ser un dolor intenso de tipo opresivo, que la persona describe como una presión, peso, constricción o sensación de aplastamiento sobre el pecho. Este dolor se puede irradiar hacia el brazo y el hombro izquierdos, la mandíbula y el cuello, la parte alta del abdomen o la espalda. El dolor de un síndrome coronario agudo puede presentarse desencadenado por la actividad física o en reposo. A veces se perciben palpitaciones o ritmo acelerado, además el dolor. También se puede acompañar de una serie de síntomas llamados cortejo vegetativo o reacción vaso-vagal: mareo, sudoración, palidez, náuseas, etc, que son la respuesta refleja a la estimulación del nervio vago (el décimo nervio craneal) que es el responsable de la inervación de las vísceras del tórax y el abdomen. Además el dolor torácico en el síndrome coronario, la persona que lo sufre puede tener dificultad para respirar (disnea) o respiración acelerada. En general todo el conjunto de síntomas produce una percepción de gravedad, que la persona puede vivir con intensa ansiedad, angustia o sensación de cercanía a la muerte.

Síndrome coronario agudo: Diagnóstico

En el diagnóstico del síndrome coronario agudo es muy importante la historia clínica y la exploración física que permiten la primera sospecha diagnóstica, junto con las pruebas complementarias que lo confirmen. Estas pruebas pueden incluir:
  • Electrocardiograma: que mide la actividad eléctrica de su corazón.
  • Análisis de sangre, que incluyen determinados enzimas procedentes de las células musculares cardíacas que sirven como marcadores de la lesión en el miocardio.
  • Ecocardiografía: permite visualizar si el corazón ha sufrido daños y otros problemas de su función en el bombeo de la sangre
  • Angiografía coronaria:  mediante un catéter se inyecta un líquido de contraste radiológico que permite observar el flujo de sangre en las arterias coronarias para detectar cualquier alteración de su trayecto, como una obstrucción o un estrechamiento (estenosis).
  • AngioTAC y resonancia magnética cardíaca: son pruebas que permiten visualizar con detalle la anatomía de las arterias coronarias.
Además de las anteriores, hay otras pruebas que permiten completar el estudio de las causas del síndrome coronario agudo como la prueba de esfuerzo o la ecocardiografía de esfuerzo.

Síndrome coronario agudo: Tratamiento

En el tratamiento del síndrome coronario agudo se pueden utilizar medicamentos de diferentes tipos:
  • Antiagregantes plaquetarios para ayudar a prevenir la aparición de coágulos sanguíneos (trombos)
  • Anticoagulantes para deshacer el coágulo ya formado
  • Antihipertensivos para tratar la presión arterial elevada
  • Antianginosos para aliviar el dolor torácico
  • Antiarrítmicos y otros fármacos para estabilizar el ritmo y la función de bombeo del corazón.
  • Hipolipemiantes para estabilizar la placa de ateroma y evitar que aumente su tamaño o se desprenda.
Los procedimientos para volver a restablecer el flujo de sangre en las arterias coronarias dañadas son:
  • Angioplastia coronaria, que utiliza una sonda larga y delgada llamada catéter, que llega hasta la parte obstruïda o estrechada de la arteria y con un pequeño balón en el extremo dilata el espacio del interior de la arteria para recuperar su calibre. También se coloca un minúsculo tubo o malla cilíndrica metálica llamada prótesis endovascular o stent para mantener abierto el paso de sangre por la arteria.
Cirugía de derivación coronaria o by-pass, en la que se crea un puente con otro vaso sanguíneo extraído de otra zona del cuerpo para superar la parte de la arteria coronaria obstruïda y restablecer el flujo hacia el músculo cardíaco.

Síndrome coronario agudo: Prevención

La prevención del síndrome coronario agudo es muy importante tanto para evitar episodios por primera vez, como para evitar una repetición de una angina o un infarto cuando ya han sucedido antes. Para ello el médico puede prescribir ciertos medicamentos que previenen la formación de coágulos sanguíneos, que mantienen el ritmo y la fuerza del corazón en condiciones óptimas, pero sobretodo son fundamentales las normas de estilo de vida que cada persona puede llevar a cabo. Los cambios en el estilo de vida se relacionan con evitar los factores de riesgo cardiovascular, y son:
  • Alimentación saludable, que incluya muchas frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y evitar los alimentos con alto contenido en grasas saturadas y colesterol.
  • Actividad física moderada y regular, por ejemplo 30 minutos de ejercicio la mayoría de días de la semana.
  • Bajar de peso y evitar la obesidad.
  • Abandonar el tabaco.
  • Tener un control estricto de enfermedades como la hipertensión arterial, el colesterol alto o la diabetes.
Además realizar los controles necesarios que el médico indique de forma periódica.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR