Sífilis: Síntomas

Síntomas

La sífilis presenta tres etapas diferenciadas con signos y síntomas propios de cada una. A veces la se ha denominado “la gran imitadora” porque puede presentar muchos síntomas diferentes que se pueden confundir con otras enfermedades.

  • Sífilis primaria, ocurre tras la infección entre 3 semanas y 3 meses después del contagio:
    • Llagas o úlceras abiertas y típicamente no dolorosas. Se llaman coloquialmente “chancros”. Pueden encontrarse en diferentes zonas del cuerpo: pene, vagina, ano, recto, labios, boca, etc. Puede ser uno solo o múltiples. Desaparecen espontáneamente a las 3-6 semanas.
    • Inflamación de los ganglios linfáticos correspondientes a la zona del chancro.
  • Sífilis secundaria, ocurre entre 2 y 8 semanas después de la aparición del chancro de la sífilis primaria, si ésta no se trata. Se debe a la propagación de las bacterias por el torrente sanguíneo, y dura entre 3-6 meses:
    • Erupción cutánea, principalmente en las palmas de las manos y plantas de los pies, pero también en el pecho, la espalda  la cara. Si las lesiones en la piel tienen forma de granitos que se descaman (pápulas hiperqueratósicas) se llama “clavos sifilíticos”. Si tiene forma de manchas o ronchas rosadas, se llama “roseola sifilítica”. En ambos casos es una erupción altamente contagiosa pero no dolorosa.
    • Úlceras alrededor de la boca, la vagina o el pene. También se llaman “parches mucosos”.
    • Erupciones planas de aspecto húmedo y verrugoso en los genitales o pliegues de la piel. También se llaman “condilomas sifilíticos”.
    • Fiebre
    • Malestar general
    • Pérdida de apetito
    • Dolor muscular y articular
    • Inflamación de los ganglios linfáticos
    • Alteraciones de la visión
    • Pérdida del cabello (alopecia).
  • Sífilis terciaria o tardía, ocurre al cabo de los años después de la infección, entre 1 y 20 años. Se produce daño grave en los diferentes órganos donde se ha asentado la bacteria. Es menos frecuente porque la mayoría de casos se diagnostican y tratan antes de llegar a este extremo. Aunque se eliminara la bacteria, el daño en los órganos podría ser irreversible.
  • Sífilis cardiovascular: cardiopatías, valvulopatías, aneurismas…
  • Neurosífilis: lesiones cerebrales, de la médula espinal (“tabes dorsal”), pérdida de coordinación de las extremidades, paràlisis, trastornos oculares, demencia….
  • “Gomas sifilíticos” o lesiones nodulares en la piel, los huesos o el hígado.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR