SIDA: Causas

Causas

Una vez que se produce  una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) por cualquiera de los mecanismos de transmisión descritos en el apartado ¿Qué es?, se desencadena el ataque  a las denominadas células diana del organismo.

El objetivo del VIH es penetrar en el interior de esas células diana que le servirán para replicarse.  Para reconocer cuáles son las células a las que tiene que invadir, el virus busca células que tengan en su superficie una proteína específica, denominada receptor CD4. Una vez que el virus se une a este receptor, es capaz de penetrar por absorción al interior de la célula. Las células diana que tienen en su superficie ese receptor son los linfocitos T-CD4+ y las células llamadas monocitos y los macrófagos así como células derivadas de los macrófagos como son las células dendríticas, las de Langerhans, las de Kupffer del hígado y las de la microglia del sistema  nervioso central.

En los días iniciales tras producirse la infección por el VIH, este se muestra sumamente activo, produciendo la reducción de los linfocitos y su diversidad ya que destruye linfocitos especializados y que no se recuperan posteriormente.

Durante los primeros días de la infección por el VIH, el virus, sumamente activo, consigue infectar a las poblaciones de linfocitos existentes y causar daños importantes no sólo porque reduce la cantidad de linfocitos, sino también porque reduce su variedad, es decir, destruye linfocitos especializados en distintos tipos de tareas, que no se pueden volver a recuperar.  En las siguientes 2 a 4 semanas el virus eleva mucho sus niveles en la sangre, replicándose continuamente. Hay personas que presentan en estos momentos síntomas similares a la gripe, incluyendo malestar general, fiebre, dolor de cabeza, etc. A esta fase de la infección por VIH se le llama Síndrome de Infección Aguda y dura hasta 3 semanas. Es una fase clave, ya que el VIH logra invadir otras células del organismo: en intestino, sistema nervioso y otros tejidos.

De los 2 a los 6 meses, el sistema inmunitario ha producido anticuerpos frente al VIH, es cuando se dice que la persona infectada es “seropositiva”.  Esto también significa que el VIH está establecido en el organismo.

Ser seropositivo no significa tener sida, sino que se está infectado por el VIH. Mientras que el organismo sea capaz de combatirlo con el sistema inmunitario, no aparecerán las enfermedades  y síntomas característicos del SIDA y la persona puede llevar una vida normal, pero es un portador asintomático y con capacidad de transmitir la enfermedad por los mecanismos ya comentados.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR