Sepsis

¿Qué es?

La sepsis es una enfermedad grave, causada por una infección bacteriana que afecta a todo el cuerpo pudiendo llevar a ocasionar un fracaso multiorgánico, llegando incluso a la muerte. Por eso es tan importante hacer un diagnóstico y un tratamiento precoz.

Causas

La causa de la sepsis es una infección originada por una bacteria asociada a una respuesta inmunitaria excesiva. Las sustancias químicas liberadas a la sangre para combatir la infección desencadenan una inflamación generalizada, lo que conduce a la formación de coágulos de sangre y la filtración de vasos sanguíneos. Esto causa un pobre flujo sanguíneo, lo que priva a los órganos de nutrientes y oxígeno. En los casos más serios, uno o más órganos pueden fallar. En el peor de los casos, la presión arterial baja y el corazón se debilita, lo que lleva a un shock séptico. Cualquier persona puede presentar una sepsis, pero el riesgo es mayor en:
  • Personas con sistemas inmunitarios debilitados (inmunodeprimidos)
  • Bebés y niños
  • Personas mayores
  • Personas con enfermedades crónicas, como diabetes, SIDA, cáncer y enfermedad renal o hepática
  • Personas que sufren de una quemadura severa o trauma físico

Sepsis: Síntomas

Los síntomas típicos de la sepsis son fiebre, escalofríos, respiración rápida y ritmo cardíaco acelerado, sarpullido, confusión y desorientación. Hay tres parámetros muy importantes que indican sepsis, que son:
  • El aumento de la frecuencia respiratoria (llamado taquipnea)
  • Alteración del nivel de conciencia, definido como una puntuación en la escala de Glasgow ≤ 13
  • Tensión arterial sistólica ≤ 100 mmHg.

Sepsis: Tratamiento

El tratamiento de la sepsis debe realizarse en un hospital lo más precozmente posible. Lo fundamental es iniciar la antibioterapia lo antes posible e hidratación de forma intensiva vía intravenosa. Algunos pacientes necesitan también oxígeno, otros tipos de tratamiento, como respiradores mecánicos o diálisis renal. A veces incluso se necesita cirugía para eliminar una infección. Aun así, la sepsis a menudo es potencialmente mortal, sobre todo en personas con un sistema inmunitario debilitado o con una enfermedad prolongada (crónica).

Sepsis: Diagnóstico

El diagnóstico de  la sepsis se realiza mediante la clínica con los tres parámetros antes explicados (taquipnea, hipotensión y alteración del estado mental) y mediante un análisis de sangre que demostrará aumento de leucocitos y de neutrófilos, así como de reactantes de fase aguda. También se realizan cultivos de la sangre, la orina o de la piel si hay heridas.  

Sepsis: Prevención

El riesgo de sepsis se puede reducir al recibir todas las vacunas recomendadas. En el hospital, el lavado cuidadoso de las manos puede ayudar a prevenir las infecciones que llevan a que se presente sepsis. El retiro oportuno de las sondas vesicales y las vías intravenosas cuando ya no se necesiten también puede ayudar a prevenir infecciones que conducen a la sepsis.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR