Sarampión: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento para el sarampión es de tipo sintomático, es decir, para aliviar los síntomas. No existe un tratamiento específico para eliminar el virus.

Los síntomas se tratan con reposo, analtésicos y antipiréticos como el paracetamol y medidas de confort. En algunos casos se administran suplementos de vitamina A, que reducen el riesgo de complicaciones.

Las complicaciones posibles son: bronquitis, neumonía, encefalitis, otitis…

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!