Sarampión: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del sarampión es fundamentalmente clínico, es decir, se basa en la historia clínica y la exploración física, sobre todo, a partir de observar las manchas en la boca o la erupción en la piel y su evolución. También se pueden realizar análisis de sangre si se considera necesario.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!