Rotura prematura de membranas: Una vez en el hospital

Una vez en el hospital

En el hospital el ginecólogo o matrona realizan las pruebas que confirman la rotura prematura de membranas, se valorará el cuello del útero (cérvix) y si este ha comenzado a dilatarse.

Cuando se confirma la rotura normalmente la mujer embarazada necesita permanecer ingresada en el hospital.

Dependiendo de las semanas de embarazo se propondrán diferentes actuaciones:

  • Rotura prematura de membranas entre las semanas 34 y 37 de embarazo: es probable que se induzca el trabajo de parto y nazca el bebé en las próximas horas, ya que es más seguro que el bebé nazca de forma prematura a que la madre contraiga una infección que pase al feto.  
  • Rotura prematura de membranas antes de la semana 34: es una situación más grave. Si no hay signos de infección, se puede intentar retrasar el trabajo de parto con reposo absoluto, tratamiento con corticoides para acelerar la maduración de los pulmones del feto y antibióticos para prevenir posibles infecciones que afecten al feto. Cuando la madurez de los pulmones sea suficiente, el ginecólogo inducirá el trabajo de parto para que pueda nacer el bebé de forma prematura.

El equipo de neonatología valorará al bebé recién nacido prematuro para ser ingresado en la unidad de cuidados intensivos para bebés prematuros.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR