Reflujo gastroesofágico: Prevención

Prevención

La prevención se basa en  evitar los alimentos y bebidas que puedan desencadenar el reflujo, tales como:

  • Alcohol
  • Cafeína
  • Bebidas carbonatadas
  • Chocolate
  • Jugos y frutas cítricas
  • Menta y yerbabuena
  • Alimentos condimentados o grasos; productos lácteos ricos en grasa
  • Tomates y salsas de tomate

Es necesario también modificar los hábitos alimentarios.

  • Evite agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer.
  • Evite comer entre 3 a 4 horas antes de irse a dormir. Acostarse lleno hace que los contenidos del estómago ejerzan más presión sobre el esfínter esofágico inferior (LES).
  • Ingiera comidas pequeñas.
  • Baje de peso, si tiene sobrepeso, ya que la obesidad aumenta la presión abdominal, lo cual puede hacer que los contenidos del estómago se devuelvan al esófago.
  • Duerma con la cabeza llevantada, ya que cuando se duerme con la cabeza a un nivel más alto que el estómago se reduce la posibilidad de que los alimentos digeridos se devuelvan al esófago.
  • Deje de fumar. Los químicos en el humo del cigarrillo debilitan el esfínter esofágico inferior
  • Reduzca el estrés.

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!