Reflujo gastroesofágico

¿Qué es?

Es una afección en la cual los contenidos estomacales vuelven hacia atrás desde el estómago hacia el esófago. Esto puede irritar el esófago y causar acidez gástrica y otros síntomas.

Causas

Existen factores dietéticos que pueden contribuir al reflujo gastroesofágico. El chocolate, la pimienta o especias, la menta, las grasas, el café y las bebidas alcohólicas favorecen la relajación del esfínter esofágico inferior y, por lo tanto, el reflujo. También el tabaco produce relajación del esfínter. La existencia de una hernia de hiato favorece el reflujo gastroesofágico, aunque no es su única causa. Todas aquellas situaciones que supongan un aumento de la presión intra-abdominal (obesidad, embarazo, determinados tipos de ejercicio físico) favorecen también el reflujo.

Reflujo gastroesofágico: Síntomas

Los síntomas del reflujo gastroesofágico son el ardor o quemazón («pirosis» ), que asciende desde el estómago hacia la garganta, es el principal síntoma del RGE. Es posible que se asocie al paso de alimentos ácidos o amargos desde el estómago a la boca Generalmente empeora tras las comidas, especialmente con los alimentos que favorecen la relajación del esfínter o con excesos dietéticos. En muchos casos también empeora durante el descanso nocturno o cuando se flexiona el tronco. En algunos casos los síntomas predominantes son respiratorios: afonía o carraspera (por irritación de la laringe por el ácido refluido) o incluso asma o dificultad respiratoria (por aspiración del ácido a la vía respiratoria).

Reflujo gastroesofágico: Diagnóstico

El diagnostico se realiza mediante las siguientes pruebas diagnósticas:
  • Gastroscopia: permite saber si se ha producido inflamación esofágica (esofagitis) y su severidad. También permite tomar muestras para biopsia en el caso de encontrar lesiones y descartar otras enfermedades que pueden simular un reflujo.
  • Manometría esofágica: mediante una sonda se estudia cómo se mueve el esófago cuando el paciente traga líquidos.
  • Radiografías con contrastese administra un líquido oralmente, que es opaco y se puede ver por rayos X, y se estudia el paso de esófago a estómago y la existencia o no de reflujo hacia el esófago.
  • pHmetría de 24 horas: consiste en introducir una sonda por la nariz con un sistema en la punta que detecta el pH existente en el esófago y/o en el estómago. Permite saber cuándo se producen los episodios de reflujo, cuánto tiempo duran, si se relacionan o no con los síntomas, etc.

Reflujo gastroesofágico: Tratamiento

El tratamiento del reflujo gastroesofágico se basa en medidas higiénicas de cambios de hábitos y en tratamiento farmacológico.
  • Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) disminuyen la cantidad de ácido producida en el estómago.
  • Los bloqueadores (antagonistas) de H2 disminuyen la cantidad de ácido liberada en el estómago.
  • La cirugía antirreflujo puede ser una opción para personas cuyos síntomas no desaparecen con cambios en el estilo de vida y fármacos. La acidez gástrica y otros síntomas deben mejorar después de la cirugía, pero aún puede ser necesario que tome medicamentos para la acidez.

Reflujo gastroesofágico: Prevención

La prevención se basa en  evitar los alimentos y bebidas que puedan desencadenar el reflujo, tales como:
  • Alcohol
  • Cafeína
  • Bebidas carbonatadas
  • Chocolate
  • Jugos y frutas cítricas
  • Menta y yerbabuena
  • Alimentos condimentados o grasos; productos lácteos ricos en grasa
  • Tomates y salsas de tomate
Es necesario también modificar los hábitos alimentarios.
  • Evite agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer.
  • Evite comer entre 3 a 4 horas antes de irse a dormir. Acostarse lleno hace que los contenidos del estómago ejerzan más presión sobre el esfínter esofágico inferior (LES).
  • Ingiera comidas pequeñas.
  • Baje de peso, si tiene sobrepeso, ya que la obesidad aumenta la presión abdominal, lo cual puede hacer que los contenidos del estómago se devuelvan al esófago.
  • Duerma con la cabeza llevantada, ya que cuando se duerme con la cabeza a un nivel más alto que el estómago se reduce la posibilidad de que los alimentos digeridos se devuelvan al esófago.
  • Deje de fumar. Los químicos en el humo del cigarrillo debilitan el esfínter esofágico inferior
  • Reduzca el estrés.
 
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR