Rabia: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la rabia aparecen después de un período de incubación que suele ser de 1 a 3 meses, aunque puede variar entre una semana y un año.

Los primeros síntomas son la fiebre, dolor o sensación de hormigueo, picor o quemazón inusual (parestesias) en el lugar de la herida.

A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central, se produce una inflamación del cerebro y la médula espinal de forma progresiva, que termina ocasionando la muerte de la persona.

La rabia puede manifestarse de dos maneras:

  • Rabia furiosa: hiperactividad, excitación, miedo al agua (hidrofobia), a veces miedo a las corrientes de aire o al aire libre (aerofobia). La muerte ocurre en pocos días por parada cardiorrespiratoria.
  • Rabia paralítica: se da en un 30% de los casos y tiene una evolución menos grave y más prolongada, con parálisis muscular de forma progresiva comenzando por los músculos más cercanos a la herida de la herida. Después se va deteriorando el nivel de conciencia hasta entrar en coma, terminando con la muerte.  

Otros síntomas que pueden ocurrir son:

  • Babeo
  • Convulsiones
  • Dolor intenso en el lugar de la lesión
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Inquietud
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de la sensibilidad en una zona del cuerpo
  • Pérdida de la función muscular
  • Fiebre baja y dolor de cabeza
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Dificultad para deglutir por espasmos en la laringe al tragar líquidos
  • Alucinaciones
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!