Quiste de Baker: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del quiste de Baker se basa en la exploración física que realice el médico y en pruebas de imagen. Con el examen físico se consigue una masa palpable en la región poplítea, dolorosa y de contenido líquido. El paciente puede referir dolor al extender la rodilla, que mejora cuando la flexiona.

La ecografía y la resonancia magnética  son la pruebas más específicas para diagnosticar este quiste, y para diferenciarlo con otras patologías como  tumores o aneurismas de la arteria poplítea.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!