Púrpura de Schönlein-Henoch

¿Qué es?

La púrpura de Schönlein-Henoch es una enfermedad autoinmune en la que se produce una inflamación de los vasos sanguíneos de pequeño calibre o vasculitis.

Es más habitual en niños que en adultos.

El nombre se debe a los pediatras que la describieron a final del siglo XIX.

También se llama púrpura anafilactoide o púrpura reumatoidea.

Causas

La causa de la púrpura de Schönlein-Henoch no es conocida de forma absoluta. El mecanismo de la enfermedad se debe a una vasculitis, es decir, una alteración en la respuesta inmunitaria que produce una inflamación de los pequeños vasos sanguíneos de la piel. También se afectan los vasos sanguíneos de las articulaciones, los riñones o los intestinos. En ocasiones la persona que sufre esta enfermedad tiene el antecedente de haber tenido una infección leve de las vías respiratorias altas en las semanas anteriores, por lo que se cree que los depósitos de complejos de anticuerpos (inmunocomplejos) pueden tener relación en el origen de la púrpura.

Púrpura de Schönlein-Henoch: Síntomas

Los síntomas de la púrpura de Schönlein-Henoch pueden incluir:
  • Puntos de color púrpura en la piel de los glúteos, las piernas y los codos.
  • Dolor articular, sobretodo en tobillas, rodillas y codos.
  • Dolor abdominal
Estos tres síntomas forman lo que se conoce como la “tríada clásica” de esta enfermedad. Además pueden ocurrir otros síntomas por afectación de los vasos sanguíneos de distintas zonas del cuerpo.
  • Urticaria o angioedema
  • Diarrea con sangre
  • Náuseas y vómitos
  • Sangre en la orina
  • Insuficiencia renal
  • Menstruación dolorosa

Púrpura de Schönlein-Henoch: Diagnóstico

El diagnóstico de la púrpura de Schönlein-Henoch se realiza a partir de la historia clínica y la exploración física que revelen las manchas de color púrpura en la piel, el dolor e las articulaciones, etc. Además las pruebas complementarias pueden incluir:
  • Análisis de sangre, con estudio de anticuerpos.
  • Análisis de orina
  • Biopsia de la piel

Púrpura de Schönlein-Henoch: Tratamiento

El tratamiento de la púrpura de Schönlein-Henoch es sintomático, es decir, no hay un tratamiento propio para la enfermedad, sino que se tratan los síntomas que puedan surgir para producir alivio. En algunos casos se pueden utilizar corticoides si es preciso. El pronóstico es bueno  y la mayoría de los casos la púrpura desaparece por sí sola sin complicaciones.

Púrpura de Schönlein-Henoch: Prevención

No se conoce una forma de prevención eficaz de la púrpura de Schönlein-Henoch.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR