Psoriasis

¿Qué es?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que cursa en brotes de lesiones cutáneas eritematodescamativas.

En España afecta aproximadamente a al 1,4% de la población, sin diferencias entre sexos. Puede iniciarse a cualquier edad, pero existen 2 picos de máxima incidencia que son la segunda y quinta décadas.

Causas

Aunque la causa es desconocida, existe una clara agregación familiar y predisposición genética. Además, existen factores ambientales variados que podrían desencadenar la enfermedad, como traumatismos, diálisis, la hipocalcemia, algunas infecciones como la faringitis estreptocócica o el VIH, fármacos como betabloqueantes, antipalúdicos, litio, interferón, antidiabéticos orales y, por último, las situaciones de estrés.

Psoriasis: Prevención

A día de hoy se desconoce cómo prevenir esta enfermedad. Mejoraría evitar los desencadenantes mencionados anteriormente, como por ejemplo evitar estrés, traumatismos o tratar con antibióticos las infecciones faríngeas.

Psoriasis: Síntomas

La clínica es muy variada. Normalmente se presenta en forma de placas eritematodescamativas  más o menos simétricas en superficies de extensión como codos, rodillas, sacro y cuero cabelludo. A veces puede afectar a palmas y plantas. También puede acompañarse de afectación de uñas y/o articulaciones.

Psoriasis: Tratamiento

El fin del tratamiento de la psoriasis es controlar la enfermedad. Se realiza por escalones en función de la severidad de la enfermedad. Es muy importante saber que no debe tratarse con corticoidessistémicos (orales o inyectados), porque pueden provocar formas severas de psoriasis. El primer escalón es la terapia tópica local, es decir, productos que se aplican sobre las lesiones. Entre ellos destacan los corticoides tópicos, los derivados de la vitamina D, combinaciones de ambos y el ditranol. Se puede utilizar también fototerapia, con rayos UVB de banda estrecha, UVA o PUVA (con fármacos fotosensibilizantes previos). En los casos más severos, en los que con esto no es suficiente, son necesarios los tratamientos sistémicos clásicos (como metotrexato, acitretino o ciclosporina) o biológicos (como adalimumab, infliximab, ertanercept, ustekinumab, entre otros) cuando están contraindicados o no se responde a los anteriores.

Psoriasis: Diagnóstico

La sospecha clínica se confirma mediante biopsia cutánea. Además de la exploración física de la piel hay que revisar uñas y articulaciones. La extensión de las lesiones se cuantifica mediante la escala PASI (Psoriasis Área Severity Index). En función de la gravedad se clasifica en: Psoriasis leve, que incluye:
  • Psoriasis estable, en placas, que afecta a menos del 10% de la superficie corporal.
  • Psoriasis en gotas.
  • PASI menor o igual a 2.
Psoriasis moderada:
  • Psoriasis que afecta del 10 al 25% de la superficie corporal, excepto si afecta a zonas incapacitantes como cara, manos y pies, genitales o pliegues, y siempre que no exista afectación articular. Estado psicológico del paciente no excesivamente afectado.
  • PASI mayor o igual a 3 y menor de 10.
Psoriasis grave:
  • Psoriasis que afecta a más del 25% de la superficie corporal o zonas incapacitantes como cara, manos y pies, genitales o pliegues, y siempre que no exista afectación articular. Estado psicológico del paciente no excesivamente afectado.
  • Afectación articular con limitación de movilidad.
  • Psoriasis aguda que incluye psoriasis de extensión rápida, psoriasis pustulosa generalizada y eritrodermiapsoriasica.
  • PASI mayor de 10.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR