Priapismo: Tratamiento

Tratamiento

El priapismo isquémico requiere un tratamiento rápido para evitar las complicaciones que pueden ser irreversibles. Se aconseja no esperar más de 3-4 horas si la erección dolorosa se prolonga.

Como primera opción se suele realizar una descompresión de los cuerpos cavernosos, que se realiza por aspiración con una aguja y se inyecta un fármaco anestésico, como la fenilefrina. La inyección de este fármaco puede repetirse cada 3-5 minutos.

Si la aspiración e inyección no resuelven el priapismo habría que pasar a un tratamiento quirúrgico, donde se realizaría un puenteo entre los cuerpos cavernosos, esponjosos, el glande y las venas del pene.

Si el priapismo es de larga duración y excede las 48 horas seguramente necesite una prótesis de pene, ya que la lesión sería irreversible.

El priapismo no isquémico no requiere tanta urgencia y puede resolverse solo, aunque si se prolonga habría que hacer una arteriografía; y si se ve una fístula, realizar una embolización.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!