Potomanía

¿Qué es?

La potomanía es una enfermedad que consiste en el deseo de beber grandes cantidades de líquido, normalmente agua, de manera impulsiva sin necesidad de tener sed. La persona con potomanía encuentra una sensación placentera bebiendo mucho agua, pudiendo llegar a los 15 litros al día.

Causas

La potomanía suele deberse a un desequilibrio psiquiátrico y a un desorden de la personalidad. En ocasiones, enfermedades como trastornos hormonales o la diabetes pueden condicionar en parte la potomanía. Una enfermedad psiquiátrica suele predisponer a padecer potomanía, como la esquizofrenia o el trastorno bipolar. En ocasiones, la raíz del problema puede estar en el hipotálamo, que es una región del cerebro que controla la sensación de sed. Enfermedades o anomalías en el hipotálamo pueden condicionar el origen (potomanía neurológica).

Potomanía: Síntomas

La potomanía mantenida en el tiempo hace que los riñones fallen y el equilibrio de los iones y electrolitos internos se pierda, pudiendo condicionar la aparición de una serie de síntomas como calambres, nauseas, dolor de cabeza, insuficiencia cardiaca, tendencia al sueño, convulsiones, espasticidad, parálisis e incluso desencadenar coma y muerte.

Potomanía: Diagnóstico

Si la persona consume más de 4 litros de agua al día, hay que acudir al médico para, inicialmente, descartar que haya un problema orgánico que condicione esta necesidad de beber más de lo normal, como puede ser la diabetes o una patología en el hipotálamo.

Potomanía: Tratamiento

El tratamiento de la potomanía varía en función de la causa de la misma. Si se debe a diabetes hay que controlar con tratamiento y dietaLos pilares del tratamiento serán: - Restringir la ingesta de líquidos. - Hacer una terapia psicológica y corregir los posibles desequilibrios en los iones, como el sodio y el potasio. - Empleo de fármacos antipsicóticos.

Potomanía: Prevención

Beber más de 3 litros de agua al día deja de ser beneficioso y puede terminar afectando a los riñones y descontrolando el equilibrio de los electrolitos e iones de nuestro organismo. Por lo tanto, es importante desterrar el falso mito de que el consumo de agua en grandes cantidades es muy saludable y favorece el adelgazamiento.  El agua es beneficiosa y necesaria para el organismo, pero en su justa medida. Si empezamos a sentir un deseo incontrolable por beber, se tenga sed o no, es aconsejable que lo consultes con un profesional sanitario para encontrar soluciones y evitar que vaya a más.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR