Polimiositis

Polimiositis: ¿Qué es?

La polimiositis es una enfermedad inflamatoria crónica que provoca debilidad, dolor e inflamación en los músculos esqueléticos de todo el cuerpo. También se llama miopatía inflamatoria idiopática.

Puede afectar a personas de cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 50 y 70 años, o en niños de 5 a 15 años, y al doble de mujeres que de hombres.

Es poco frecuente: ocurre aproximadamente un caso al año por cada 100000 personas.

Polimiositis: Causas

La causa de la polimiositis se desconoce. Se cree que están implicados mecanismos autoinmunes, también factores genéticos o algunos virus. De forma más rara se desencadena después de una infección en los músculos por los gérmenes que provocan la enfermedad de Lyme o la toxoplasmosis.

Polimiositis: Síntomas

Los síntomas de la polimiositis son:
  • Debilidad en los músculos de los hombros y las caderas. La persona presenta dificultad para levantar los brazos por encima de la cabeza, levantarse cuando está sentado o subir escaleras.
  • Dolor muscular y articular
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para respirar
  • Problemas con la voz (por debilidad en los músculos de las cuerdas vocales)
  • Fatiga
  • Pérdida del apetito
  • Rigidez matutina
  • Pérdida de peso
  • Fiebre

Polimiositis: Diagnóstico

En el diagnóstico de la polimiositis, además de la historia clínica de debilidad muscular, dolor, etcétera y la exploración física, son necesarias pruebas complementarias que muestren objetivamente la lesión en los músculos:
  • Análisis de sangre y orina, que incluyan marcadores de inflamación y de lesión muscular, por ejemplo, la presencia en la sangre de una enzima propia del interior de las células musculares llamada creatina quinasa muscular, o la presencia de la proteína mioglobina en la orina… También en el análisis se detectan los anticuerpos autoinmunitarios.
  • Electromiografía
  • Biopsia muscular
  • Resonancia magnética de los músculos afectados

Polimiositis: Tratamiento

El tratamiento de la polimiositis es en general la medicación con corticoides a dosis altas durante unas 4 o 6 semanas. Después se mantiene el tratamiento a dosis más bajas de corticoides. Hay otros medicamentos inmunosupresores que sirven para inhibir el sistema inmunitario que también pueden ayudar sobretodo a personas que no responden bien a los corticoides. Otras alternativas son tratamientos con un tipo de anticuerpo llamado gammaglobulina intravenosa, o la terapia biológica con anticuerpos monoclonales.

Polimiositis: Prevención

La prevención de la polimiositis no se conoce actualmente.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR