Plagiocefalia

¿Qué es?

La plagiocefalia es una deformidad de los huesos del cráneo en que se observa una parte asimétrica o aplastada.

El nombre proviene de los términos griegos que significan: “plagio”, oblicuo, y “cefalia”, cabeza.

Causas

La causa de la plagiocefalia es un cierre antes de tiempo de la suturas de los huesos del cráneo o fontanelas. También influyen factores genéticos, presiones externas sobre la cabeza (como el hecho de estar mucho tiempo en la misma posición, o en casos de tortícolis congénita en la que el bebé no puede girar la cabeza hacia uno de los lados). A veces hay deformidades del cráneo que ocurren desde el embarazo porque el feto está posicionado de forma que hay una presión que aplasta más un lado del cráneo que otro.

Plagiocefalia: Síntomas

Los síntomas de la plagiocefalia son principalmente la deformación de la circunferencia normal del cráneo. Según el tipo de deformidad se clasifica con diferentes categorías que interesan sobretodo a los especialistas pediátricos. Las consecuencias de esta forma anómala del cráneo no son solo estéticas, sino que si no se corrigen pueden afectar a la formación del arco de los dientes y a su posición, pueden generar problemas oculares, asimetría en las orejas, frente abombada, y en casos más graves compresión sobre el cerebro y alteración en el desarrollo psicomotor y cognitivo.

Plagiocefalia: Diagnóstico

El diagnóstico de la plagiocefalia se realiza fundamentalmente por la exploración física en las sucesivas revisiones pediátricas. Si hay alguna duda se puede solicitar una prueba de imagen radiológica como un TAC craneal.

Plagiocefalia: Tratamiento

El tratamiento de la plagiocefalia es escalonado según la gravedad y la evolución de cada niño. Incluye unas medidas posturales o de rehabilitación, uso de un casco especial (órtesis craneal) o en casos más complicados una reconstrucción por cirugía. Las medidas posturales consisten en:
  • Acostar al niño apoyando sobre el colchón la parte redondeada de la cabeza, en lugar de por la parte aplanada, y mantenerlo en esta posición el máximo tiempo posible.
  • Cambar a menudo la posición lateral de la cabeza, es decir, que cada vez mire hacia un lado), inclinando el colchón.
  • Cuando el niño está despierto y siempre supervisándolo atentamente, hacer el ejercicio de colocarlo boca abajo al menos unos 30-60 minutos diarios. Nunca mientras esté dormido para prevenir el riesgo de muerte súbita.
  • Cambiar la posición de la cuna de manera que el bebé se vea obligado a girar la cabeza para mirar a sus padres o a objetos que le llamen la atención, justamente hacia el lado contrario de su parte aplanada de la cabeza.
  • Ejercicios de estiramiento del cuello recomendados por el fisioterapeuta para tratar la tortícolis del cuello.
En general la mayoría de los niños mejoran en dos o tres meses.

Plagiocefalia: Prevención

La prevención de la plagiocefalia se basa sobretodo en las medidas posturales de evitar que el bebé esté siempre con la cabeza apoyada sobre el mismo lado. Existe en el mercado una almohada con un orificio central que reduce la presión bajo la cabeza del bebé, pero su recomendación no está generalizada. También es posible practicar el porteo del bebé llevándolo en fulares, bandoleras o mochilas portabebés adecuadas para su peso y edad, en la posición ergonómica que facilita su adecuado desarrollo muscular y respeta una posición fisiológica.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR