Pionefrosis: Diagnóstico

Diagnóstico

Para el diagnóstico de la pionefrosis será necesario comenzar con un análisis de orina y de sangre que demostrará un aumento de los leucocitos (glóbulos blancos). Una prueba de imagen, como una ecografía o un TAC, pueden orientar más el diagnóstico. Otra opción será la de realizar una biopsia con una aguja fina controlada mientras se hace una ecografía, que será útil para confirmar el diagnóstico.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR