Pionefrosis

¿Qué es?

La pionefrosis es la dilatación de la pelvis y los cálices renales, que son unas estructuras que están en nuestros riñones, y suele producirse por una obstrucción y una infección que hace que se forme líquido purulento.

Causas

La pionefrosis suele producirse por una infección, debido a alguna bacteria que contamina la vía urinaria y ascienda hasta los riñones. Ciertas situaciones, como la presencia de piedras o alguna anomalía en la vía urinaria pueden predisponer a que evolucione hasta la aparición de la pionefrosis.

Pionefrosis: Síntomas

La pionefrosis puede manifestarse con múltiples síntomas. Puede empezar con debilidad, sudoración o palidez. Es frecuente que aparezca dolor en la región lumbar, que puede irradiar hacia los genitales. La orina suele ser patológica y la micción ser dolorosa. Se suele acompañar de fiebre y una sensación de malestar generalizado. Hay que estar atentos a los síntomas e intentar hacer un diagnóstico temprano ya que sin tratamiento puede complicarse y evolucionar hacia un shock séptico.

Pionefrosis: Diagnóstico

Para el diagnóstico de la pionefrosis será necesario comenzar con un análisis de orina y de sangre que demostrará un aumento de los leucocitos (glóbulos blancos). Una prueba de imagen, como una ecografía o un TAC, pueden orientar más el diagnóstico. Otra opción será la de realizar una biopsia con una aguja fina controlada mientras se hace una ecografía, que será útil para confirmar el diagnóstico.

Pionefrosis: Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la pionefrosis será actuar frente al foco infeccioso purulento. La opción más indicada en estos casos será hacer una nefrostomía percutánea para drenar el contenido infectado. Tras esto habrá que completar con un tratamiento antibiótico, siendo las cefalosporinas una buena opción.

Pionefrosis: Prevención

Para prevenir la pionefrosis tenemos que evitar infecciones urinarias que pueden ascender hasta el riñón y dar complicaciones. Se aconseja: - Mantener una buena higiene íntima. - Beber bastante agua. - Evitar la humedad de la ropa interior o de bañadores. Además, sufrir cólicos nefríticos por piedras en los riñones puede predisponer a que se complique con una pionefrosis, por lo que en la medida de lo posible habrá que intentar tener controlada estas situaciones.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR