Perforación gastrointestinal: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento de una perforación gastrointestinal es casi siempre una operación quirúrgica para reparar el orificio. Por ejemplo, puede ser necesario extirpar una pequeña parte del intestino y después realizar una colostomía o una ileostomía temporales, es decir, abrir un orificio en la cavidad abdominal conectado a un extremo del intestino seccionado, para que el contenido digestivo drene hacia el exterior, y así permitir que se cicatrice la otra parte del intestino dañada, sin que pase alimento por su interior..

Si la perforación se cierra de forma espontánea y está confirmado así por las pruebas complementarias, se puede tratar con antibióticos solamente. Esto ocurre en muy pocos casos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!