Parkinson: Tratamiento

Tratamiento

La enfermedad de Parkinson es  una de las enfermedades que, afortunadamente, cuenta con mayores expectativas en futuros tratamientos. Moléculas, nuevos fármacos y/o uso de células madre permitirán que, no dentro de demasiado tiempo, el desarrollo de la enfermedad se ralentice considerablemente.

A día de hoy no existe todavía un tratamiento que cure la enfermedad de Parkinson pero sí se cuenta con un elevado número de tratamientos para controlar la sintomatología, tanto médicos como quirúrgicos con los que se ha conseguido mejorar espectacularmente la calidad de vida de los pacientes.

Desde la mitad del siglo pasado se viene utilizando la levadopa ya que ha demostrado ser el tratamiento más eficaz. Además, se cuenta con fármacos con los que se puede controlar  o minimizar la mayoría de los síntomas. Aunque aún hay un 25% de síntomas que no responden a la terapia convencional.

Hay algunas terapias avanzadas como las infusiones de apomorfina y levodopa o la estimulación cerebral profunda que son muy eficaces para pacientes con problemas muy específicos.

Junto con la levadopa, hay otros fármacos que se pueden utilizar asociados a esta para aumentar su biodisponibilidad, como los inhibidores de la COMT. Otros medicamentos como los agonistas dopaminérgicos se utilizan en monoterapia en pacientes jóvenes con enfermedad leve o moderado o asociados a levadopa en fases avanzadas de la enfermedad. Para pacientes jóvenes con predominio de temblor de reposo se emplean los anticolinérgicos. Como medicamentos neuroprotectores han demostrado efecto los inhibidores selectivos de la MAO-B.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, se puede plantear en pacientes relativamente jóvenes con fases iniciales de la enfermedad de Parkinson pero presentando síntomas muy incapacitantes, que no responden a la medicación o que son intolerantes o con efectos adversos que limitan su empleo. La técnica de elección hoy en día es la estimulación bilateral del núcleo subtalámico.

Con una medicación adecuada y acudiendo regularmente a las terapias de rehabilitación complementarias, una persona con Parkinson puede frenar la intensidad de los síntomas, mejorando enormemente  su calidad de vida.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR