Parkinson: Prevención

Prevención

La sintomatología motora característica de la enfermedad de Parkinson: temblor en reposo, lentitud, rigidez e  inestabilidad son detectados relativamente tarde cuando la enfermedad está avanzada con una pérdida de al menos el 50% de las neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra. En este punto, es difícil que puedan ser efectivos medicamentos potencialmente neuroprotectores si estos estuvieran disponibles.

Sin embargo, es todo un reto la modificación de factores de riesgo, dada la incertidumbre sobre el momento exacto en el que el proceso patológico comienza. También hay que tener en cuenta de cara a la prevención de la enfermedad del Parkinson que hay hechos que pueden predisponer o facilitar su desarrollo:

  • Factores genéticos: el tener una historia familiar de parientes con enfermedad der Parkinson incrementa la probabilidad de padecerla de 3 a 4,5 veces. Hasta un 10% de los pacientes comunican tener algún pariente que también está diagnosticado de la enfermedad. Además, hay una proteína, la α-synucleina, que al acumularse juega un papel central en el desarrollo de la enfermedad, debido a una mutación en un gen que puede ser la razón para la causa familiar de la enfermedad de Parkinson.
  • Factores medioambientales: hay bastantes evidencias acerca del pequeño pero significativo incremento del riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson asociadas con ciertos factores medioambientales. Los más claros son los asociados con los pesticidas como el paraquat. Otras potenciales toxinas son algunos metales pesados como el manganeso. También parece que las personas que sufren golpes repetidos en la cabeza, como los deportistas de fútbol americano o los boxeadores están en riesgo de desarrollar diferentes trastornos neurológicos degenerativos, incluyendo la enfermedad de Parkinson.

Por otra parte, hay una serie de hechos que parece que, por el contrario, pueden ejercer un efecto “protector” o negativo para el desarrollo de la enfermedad. En concreto se ha dicho por ejemplo con el consumo de café o el tratamiento, por otras razones enfermedades, con antagonistas del calcio, antiinflamatorios no esteroideos y las estatinas.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR