Neuroblastoma: Pronóstico

Pronóstico

El pronóstico del neuroblastoma depende de cada caso y es muy variable. En niños muy pequeños el tumor puede desaparecer por sí solo, sin ningún tratamiento. También puede suceder que los tejidos del tumor maduren y se transformen en un tumor benigno no canceroso llamado ganglioneuroma. Este tipo de tumor sí se puede extirpar por cirugía y curarse.

En los casos menos afortunados el neuroblastoma se disemina con rapidez.

La respuesta al tratamiento también varía en cada caso. Suele ser más eficaz en los casos en que no hay metàstasis. Por otro lado, los niños más pequeños responden mejor que los niños mayores.

Los niños que reciben tratamiento para un neuroblastoma pueden estar en riesgo de padecer un segundo cáncer diferente en el futuro.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Canales relacionados