Neumonía por SARM

¿Qué es?

La neumonía es una enfermedad del sistema respiratorio en la que se produce una inflamación del tejido pulmonar generalmente debida a una infección.

Los diferentes tipos de neumonía se clasifican según la parte de los pulmones afectada (un solo lóbulo, el tejido intersticial, todo el pulmón), la vía de contagio (en la comunidad o en el medio hospitalario) y según el germen que produce la infección.

El término SARM (MRSA en inglés) corresponde al las iniciales del tipo de germen de esta neumonía en concreto: Staphylococcus aureus resistente a meticilina. Se trata de una bacteria del género estafilococo que no se elimina con los antibióticos habituales que pueden eliminar a los estafilococos.

Causas

La causa de una neumonía por SARM es el contagio de esta bacteria de persona a persona a través de la piel, que es donde habitan normalmente los estafilococos como gérmenes saprófitos. A partir de la piel se propaga por las puertas de entrada como la nariz, la boca, los genitales o heridas en la piel, llegando a la sangre, a los pulmones o a otros órganos. La diferencia con otros estafilococos, es que los de tipo SARM afectan de forma más frecuente a personas ingresadas en medios hospitalarios, en centros de convalecencia, o que siguen tratamiento de diálisis renal, tratamiento contra el cáncer, toman medicamentos que deprimen el sistema inmunitario o están intubados o en coma. También tienen más riesgo de contagio por SARM en medios extrahospitalarios otros colectivos como: atletas en vestuarios comunes, miembros de fuerzas armadas, personas que se han hecho tatuajes o que han tenido una cirugía reciente, niños en guarderías, adictos a drogas inyectadas, etcétera

Neumonía por SARM: Síntomas

Los síntomas de una neumonía por SARM no son muy distintos a los de una neumonía por otras cepas de estafilococo aureus o por otros tipos de neumonía nosocomial (adquirida en medio hospitalario). Inicialmente cursa con fiebre, tos y esputo con mucosidad purulenta. La diferencia es que la neumonía por SARM puede producir dificultad respiratoria de forma aguda más grave que en otras neumonías.

Neumonía por SARM: Diagnóstico

En el diagnóstico de una neumonía por SARM interesa el antecedente de hospitalización previa o de estado de inmunodepresión por otras enfermedades o tratamientos. La exploración física muestra una auscultación respiratoria alterada: se distinguen los ruidos anómalos de ocupación del tejido pulmonar por líquido inflamatorio, el sonido de paso del aire más atenuado (murmullo vesicular disminuido), aumento de las vibraciones vocales y matidez a la percusión. Según la gravedad de la dificultad respiratoria se ven afectadas las constantes vitales de frecuencia respiratoria acelerada, saturación de oxígeno baja, etcétera. Las pruebas complementarias incluyen: radiografía de tórax con patrón de infiltrado inflamatorio broncoalveolar en uno o más lóbulos pulmonares, el análisis de sangre muestra marcadores inflamatorios elevados, la gasometría puede estar alterada en casos graves… El diagnóstico definitivo se obtiene al demostrar la presencia de la bacteria SARM  mediante cultivo de muestras de sangre o de esputo.

Neumonía por SARM: Tratamiento

El tratamiento de una neumonía por SARM es principalmente un antibiótico al cual la bacteria no sea resistente, por ejemplo la vancomicina, la teicoplanina o el linezolid. Existen otros nuevos antibióticos que todavía están en fase de desarrollo, como la daptomicina, la tigeciclina o el ceftobiprol, que han demostrado una buena capacidad de actuación contra las bacterias SARM. Hay antibióticos como cotrimoxazol, clindamicina, eritromicina o rifampicina que sí son capaces de destruir la bacteria en experimentos in vitro, pero en seguida causan resistencias y suelen darse en combinación de varios antibióticos.

Neumonía por SARM: Prevención

La prevención de la neumonía por SARM se basa en:
  • Cumplir de forma estricta las medidas se higiene, como el lavado de manos, la ropa y materiales de aislamiento adecuados, en los hospitales, centros sanitarios, centros de convalecencia o residencias, tanto por parte del personal sanitario como las visitas.
  • Detectar de forma precoz la colonización por bacterias SARM en persona ingresadas que tengan una herida quirúrgica, un catéter intravenoso, una traqueotomía o estén intubados; para de este modo poder erradicar la bacteria antes de que produzca una infección.
  • Detectar personas portadoras sanas que tengan la bacteria en las fosas nasales, y tratarlas con antibiótico tópico nasal, como la pomada de mupirocina.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR