Neumonía por Pneumocystis jiroveci

¿Qué es?

La neumonía por Pneumocystis jiroveci es una infección en los pulmones producida por este tipo de hongo de la especie Pneumocystis jiroveci. También se conoce la enfermedad como neumocistosis.

Anteriormente el mismo microorganismo tenía otro nombre: Pneumoysitis carinii.

Antes de la época  en que apareció la epidemia del SIDA, se consideraba una infección rara. Durante la epidemia de casos de SIDA, la neumonía por Pneumocystis se convirtió en una de las infecciones oportunistas  en pacientes con infección por el virus VIH. Hoy día, la infección por  este hongo en pacientes infectados por el virus VIH, es menos frecuente en Europa y Norteamérica gracias al desarrollo de los fármacos antiretrovirales que permiten controlar mejor la enfermedad.

Causas

La neumonía por Pneumocystis jiroveci, como su nombre indica, está causada por esta especie en concreto de microorganismo infeccioso. Se trata de un hongo que pertenece al grpo de patógenos oportunistas, porque parasita las vías respiratorias de aquellas personas que están en una situación de inmunodepresión, es decir, que sus defensas no tienen la capacidad para impedir y bloquear la acción del hongo. Este hongo es muy común en el medio ambiente, y por lo general no causa ninguna infección en las personas sanas con la capacidad defensiva (inmunidad) conservada. En cambio el Pneumocystis jiroveci sí provoca enfermedad pulmonar de tipo neumonía en las personas que su sistema inmunitario está debilitado (inmunodeprimidas o inmunocomprometidas), como por ejemplo, debido a un cáncer, al uso prolongado de medicamentos corticoides, a la medicación necesaria después transplante de órganos o de médula ósea, y a la infección por VIH/SIDA. En las personas que padecen infección por VIH/SIDA, el Pneumocystis es capaz de producir la neumonía oportunista a partir de cifras de linfocitos CD4 (un tipo de glóbulos blancos) menores de 200 células por milímetro cúbico (microlitro) de sangre.

Neumonía por Pneumocystis jiroveci: Síntomas

Los síntomas de la neumonía por Pneumocystis jiroveci en personas con SIDA se desarrollan lentamente durante días, semanas e incluso meses y es menos grave. En cambio, en las personas con otros tipos inmunodepresión que adquieren la infección por este hongo, la presentación ocurre de manera más rápida y la enfermedad se manifiesta más grave. Los síntomas de neumonía por Pneumocystis jiroveci incluyen:
  • Tos, a menudo leve y seca
  • Fiebre
  • Respiración acelerada (taquipnea)
  • Dificultad para respirar, sobretodo con los esfuerzos
En ocasiones, la dificultad respiratoria que ocurre de forma brusca debe hacernos sospechar en la ruptura de un quiste pulmonar que se produce de forma secundaria a la infección por Pneumocystis y que produce un neumotórax.

Neumonía por Pneumocystis jiroveci: Diagnóstico

El diagnóstico de la neumonía por Pneumocystis jiroveci se realiza en función de la sospecha clínica por los antecedentes de una situación de debilidad inmunitaria (inmunodepresión), y por los síntomas respiratorios propios de la neumonía. Se solicitan pruebas complementarias como:
  • Análisis de sangre completo.
  • Gasometría arterial
  • Radiografía del tórax
  • Tomgrafía computarizada de tórax
  • Examen del esputo en el laboratorio para buscar el hongo que causa la infección
  • Broncoscopia con lavado broncoalveolar (se observan las vías respiratorias en su interior a mediante un tubo de endoscopia y se instila un líquido neutro (suero salino isotónico) que se aspira inmediatamente para recogen muestras de las células y de secreciones mucosas procedentes de los bronquios.
  • Biopsia de pulmón.

Neumonía por Pneumocystis jiroveci: Tratamiento

El tratamiento de elección en la neumonía por Pneumocystis jiroveci es la combinación de dos antibióticos llamados trimetoprim con sulfametoxazol (TMP/SMZ). En pacientes que no responden o presentan reacciones adversas a este medicamento se puede usar otro antibiótico llamado pentamidina. En casos multirresistentes se sugiere el uso de nuevos antifúngicos como la caspofungina. Además, si la persona presenta dificultad respiratoria moderada o grave se administra también oxígeno y antiinflamatorios de tipo corticoide.

Neumonía por Pneumocystis jiroveci: Prevención

La prevención de la neumonía por Pneumocystis jiroveci está recomendada en personas que por su estado de salud y de inmunidad tengan más riesgo de que la presencia de este hongo pueda producirles una infección grave. Estos grupos de pacientes son:
  • Personas con VIH/SIDA que tiene cifras de linfocitos CD4 por debajo de 200 células por microlitro.
  • Personas que hayan recibido un trasplante de médula ósea o de órganos.
  • Personas que toman dosis altas de medicamentos corticosteroides durante un tiempo prolongado
  • Personas que toman medicamentos inmunomoduladores a largo plazo.
  • Personas que hayan presentado esta infección en ocasiones anteriores.
El método de prevención es la administración del antibiótico trimetoprim con sulfametoxazol (TMP/SMZ) en las dosis indicadas por el médico.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR