Nefritis tubulointersticial aguda

¿Qué es?

La nefritis tubulointersticial aguda, también conocida como nefritis intersticial o nefritis intersticial aguda alérgica, es una patología de los riñones en la que se hinchan los túbulos renales, que son unas de las estructuras básicas del riñón ya que se encargan del filtrado, reabsorción y secreción. En esta patología, por lo tanto, se ve afectado el funcionamiento de los riñones.

Causas

Las causas de la nefritis tubulointersticial pueden ser de dos tipos: - Causa pasajera (agudo) - Causa prolongada (crónica) En sus fases agudas, la principal causa suelen ser los efectos secundarios de algún fármaco (el 75% de los casos), ya sea en forma de reacción alérgica o como respuesta patológica a la toma de paracetamol, ácido acetil salicílico, antiinflamatorios, ciertos antibióticos (penicilina, ampicilina, meticilina, sulfamidas); y efectos secundarios de ciertos diuréticos como la furosemida o los tiazídicos. Otras posibles causas de nefritis tubulointersticial pueden ser infecciosas: - Las que se asocian a enfermedades sistémicas: sarcoidosis o síndrome de Sjogren. - Las que se deben a procesos tumorales: mieloma, leucemias o linfomas no Hodgkin. - Las que se explican por alteraciones metabólicas: aumento del calcio (hipercalcemia) o aumento del ácido úrico (huperuricemia). En personas mayores existe un riesgo de que la enfermedad cronifique.

Nefritis tubulointersticial aguda: Síntomas

Los síntomas de la nefritis tubulointesticial dependerán en parte de la severidad del cuadro y pueden ser desde leves molestias a situaciones graves, como una insuficiencia renal aguda en la que los riñones dejen de actuar. Entre los posibles síntomas que pueden aparecer están:
  • Fiebre.
  • Hematuria (sangre en la orina).
  • Nauseas y/o vómitos.
  • Retención de líquido que hace que aparezcan edemas y la persona aumente el peso. Además, el líquido puede también acumularse en los pulmones y entrar en edema agudo de pulmón.
  • Lesiones inespecíficas en la piel (tipo erupciones).
  • Cambios neurológicos, como tendencia al sueño, confusión e incluso coma.
  • Alteraciones en la formación/eliminación de la orina.
  • Hipertensión.

Nefritis tubulointersticial aguda: Diagnóstico

El diagnóstico de la nefritis tubulointersticial necesita un estudio completo a varios niveles:
  • Analítica de sangre: con hemograma y bioquímica con niveles de BUN y creatitina.
  • Analítica de orina con concentración de iones y osmolaridad.
  • Gasometría arterial.
  • Biopsia de riñón: será la que confirmará el diagnóstico ya que en ella se verán los infiltrados inflamatorios y el edema en el intersticio.

Nefritis tubulointersticial aguda: Tratamiento

El  tratamiento de la nefritis tubulointersticial tiene como primer paso dejar de tomar el medicamento que suele desencadenar el cuadro. En las fases agudas habrá que restringir el consumo de sal, proteínas y líquidos para mejorar la retención de líquidos. Fármacos como corticoesteroides pueden ayudar en ciertos casos. Y en situaciones de gravedad puede hacer falta diálisis para salvar la fase aguda y esos riñones.

Nefritis tubulointersticial aguda: Prevención

La prevención de la nefritis tubulointersticial no siempre se puede evitar, pero se recomienda evitar la automedicación e intentar tomar los menos fármacos posibles que pueden justificar el desarrollo de esta nefritis.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR