Miomas: Diagnóstico

Diagnóstico

A la hora de diagnosticar un mioma es imprescindible realizar una exploración ginecológica, sobre todo si se observa un aumento del tamaño uterino ya que esta podría ser la principal causa. Existen pruebas específicas como la ecografía, los ultrasonidos (tanto vía vaginal como abdominal), o la prueba complementaria que permiten ver el tamaño, el número, la localización o la vascularización de los miomas.

Otras pruebas de diagnóstico, como la histeroscopia, permiten una visión directa o incluso la extirpación en el caso de los miomas submucosos. Por su parte, el TAC y la RNM se utilizan en situaciones en las que la ecografía no refleja datos suficientes.

Los miomas asintomáticos no precisan un seguimiento fuera de las revisiones habituales de la mujer. En los casos que se presenten síntomas, son estos y su tratamiento los que marcarán el intervalo de tiempo en los seguimientos y las pruebas que han de realizarse, siempre bajo la determinación del ginecólogo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR