Miocardiopatía Hipertrófica

¿Qué es?

La miocardiopatía hipertrófica es el engrosamiento del músculo cardiaco que se conoce como miocardio. Al aumentarse la capa externa del corazón hace que sea más difícil la contracción cardiaca y por lo tanto la salida de la sangre del corazón se vea dificultada, por lo que estos corazones tienen que trabajar más para bombear la sangre. Además, al tener más grueso el miocardio, la relajación y el llenado de sangre del corazón también se verá dificultado.

Causas

En ocasiones, la causa de la miocardiopatía hipertrófica es hereditaria pasándose de padres a hijos a través de los genes.

Miocardiopatía Hipertrófica: Síntomas

La miocardiopatía hipertrófica puede manifestarse a través de diferentes síntomas. El primero suele ser el desmayo, sobre todo en personas jóvenes donde incluso se han descrito casos de muerte debido a la tendencia que existe de que se desarrollen arritmias sobre estos corazones dañados. Entre los posibles síntomas de la miocardiopatía hipertrófica se encuentran episodios de vértigo, dolor torácico, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, dificultad respiratoria, fatigas o dificultad respiratoria al tumbarse entre otros.

Miocardiopatía Hipertrófica: Diagnóstico

Para el diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica son necesarios varios exámenes. Lo primero, es esencial un examen físico detallado. En la auscultación cardiaca en ocasiones pueden aparecer ruidos cardiacos anormales o la presencia de un soplo. El resto de la batería de pruebas que se pueden hacer para ver los problemas en el flujo de la sangre o en la capa externa del músculo cardiaco serían la monitorización del ritmo cardiaco de 24 horas con un Holter, un cateterismo, una radiografía de tórax, un electrocardiograma, una ecografía Doppler, una resonancia magnética del corazón o un ecocardiograma transesofágico.

Miocardiopatía Hipertrófica: Tratamiento

El objetivo del tratamiento será el control de los síntomas y la prevención de las complicaciones. En función de todo esto el médico elegirá la opción que más se adopte al paciente. En ocasiones, harán falta medicamentos que faciliten la contracción-relajación del corazón. En caso de haber dolor torácico, pueden ser útiles medicamentos de la familia de los calcioantagonistas. Si debido a la miocardiopatía hipertrófica existe una arritmia, puede ser necesario tomar fármacos antiarrítmicos y anticoagulantes para evitar el riesgo de trombosis. En ocasiones hará falta la colocación de un marcapasos. En casos en los que se vea que hay una obstrucción severa del flujo de la sangre puede ser necesario una operación que se conoce como miectomía que consiste en cortar parte de la capa del corazón que está aumentada de grosor. En ocasiones, lo que se daña es una de las válvulas y también precisa que se soluciones o se reemplace en el quirófano.

Miocardiopatía Hipertrófica: Prevención

Para la prevención, se ha demostrado que es muy útil ampliar un estudio genético y cardiaco en los familiares de los pacientes que presenten esta enfermedad. También es importante tener controlada la tensión arterial ya que en el caso de hipertensión descontrolada hay cierta predisposición a que termine derivando en miocardiopatía hipertrófica. Es importante llegar pronto al diagnóstico para evitar las posibles complicaciones asociadas a esta patología.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR