Migraña

¿Qué es?

La migraña es un tipo de dolor de cabeza (cefalea) que ocurre en forma de episodios que se repiten a lo largo del tiempo. Existen 2 tipos principales de migrañas: migraña con aura y migraña sin aura.

Es un tipo de dolor de cabeza incluido dentro del grupo de las cefaleas primarias, es decir, cefaleas que no forman parte de otra enfermedad diferente, sino que son ellas mismas el trastorno.

La migraña es la causa más frecuente de cefalea repetitiva (recurrente) moderada o intensa y sucede en 18 de cada 100 mujeres y en 6 de cada 100 hombres aproximadamente.

Suele comenzar en la edad joven, va variando a lo largo de los años y desciende a partir de los 50 años. Diversos estudios muestran que existe una influencia hereditaria familiar.



Causas

La migraña está causada por una actividad cerebral alterada en diferentes áreas que se puede desencadenar por muchos factores, por ejemplo de tipo neurovascular, hormonal, inflamatorio, neurotransmisores alterados...  A pesar de que todavía no están aclarados exactamente sus mecanismos, los expertos señalan que el origen del dolor se ubica en el cerebro e involucra a las vías nerviosas, a sus transmisores y los cambios afectan al flujo sanguíneo en el cerebro y en los tejidos de alrededor. Se han identificado una serie de factores que desencadenan el dolor migrañoso:
  • Consumo de alcohol
  • Consumo de tabaco o estar expuesto al humo del tabaco
  • Abstinencia de cafeína en personas que habitualmente consumen café
  • Pasar por alto alguna de las comidas
  • El exceso de estímulos: ruidos fuertes, luces brillantes, destellos luminosos, olores intensos.
  • Los cambios de clima
  • La privación de sueño, cambios en los patrones de sueño
  • Estrés físico como el ejercicio intenso
  • Estrés emocional y ansiedad
  • Cambios hormonales durante el ciclo menstrual (por influencia de los estrógenos)
  • Consumo de algunos alimentos:
    • Alimentos que contienen abundante aminoácido tiramina: vino tinto, chocolate, quesos curados, pescado ahumado, embutidos, vísceras como hígado, algunas legumbres como habas, frutas muy maduras como plátanos o aguacates…
    • Alimentos que contengan nitratos: como tocino, perritos calientes o hot dogs, salami y carnes curadas.
    • Alimentos procesados, fermentados, adobados o marinados.
    • Aditivos como el glutamato monosódico o el ciclamato

Migraña: Prevención

La prevención de la migraña con o sin aura se basa sobretodo en evitar aquellas situaciones desencadenantes conocidas.
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y cafeína.
  • No saltarse ninguna comida
  • Mantenerse en un ambiente lo más relajado posible, evita el estrés
  • Dormir el tiempo suficiente
  • Vigilar la actividad física intensa
  • Evitar aquellos alimentos que la persona hay identificado como desencadenantes de migraña. (Ver el listado de alimentos desencadenantes más frecuentes en el apartado de causas).

Migraña: Síntomas

El principal síntoma de la migraña es el dolor de cabeza. Las características del dolor de la cabeza migrañoso son:
  • Comienza como un dolor sordo y empeora en los siguientes minutos u horas.
  • Se percibe como pulsaciones o latidos en el cráneo (dolor pulsátil)
  • El dolor es peor en un lado de la cabeza, por detrás del ojo o en la parte posterior de la cabeza o el cuello
  • Dura entre 6 y 48 horas aproximadamente
Además del dolor de cabeza, en la migraña se pueden presentar otros síntomas como escalofríos, fatiga, inapetencia, náuseas y vómitos, sudoración, aumento de la micción, sensibilidad a los sonidos o a la luz (fotofobia). El aura es un síntoma del sistema nervioso (neurológico) que sucede antes de una migraña con aura, como si fuera un aviso de la migraña que seguirá después. Se presenta habitualmente unos 10 a 15 minutos antes del dolor de cabeza, pero también puede suceder desde unos minutos hasta 24 horas antes. Los síntomas del aura finalizan cuando da comienzo el dolor de cabeza, lo cual permite diferenciar el aura de otros trastornos neurológicos. En el aura se puede ver afectada cualquier área del cerebro, por lo tanto el tipo de síntomas puede ser muy variable en cada persona o incluso en la misma persona en diferentes ocasiones. Los síntomas visuales son muy frecuentes, por ejemplo:  ver una zona negra o manchas de color, visión borrosa, dolor ocular, ver estrellas o líneas en zig zag o luces destellantes, visión de un túnel ... Otros síntomas del sistema nervioso en el aura incluyen bostezar, dificultad para concentrarse, náuseas, problemas para encontrar las palabras adecuadas, mareos, debilidad, entumecimiento y hormigueo. Al finalizar el episodio de migraña con o sin aura, pueden persistir algunos síntomas en la llamada resaca migrañosa, por ejemplo: sensación de ‘embotamiento’ mental, como si el pensamiento no fuera claro, necesidad de dormir más, dolor de cuello.

Migraña: Tratamiento

En el tratamiento de la migraña, la cura definitiva no es posible de forma completa, pero sí se tratan los síntomas tanto el propio dolor de cabeza como el aura o los otros síntomas relacionados. También es importante evitar los factores desencadenantes (ver apartado sobre prevención). Durante la crisis de la migraña los medicamentos utilizados siempre bajo prescripción médica son los analgésicos, los, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los fármacos triptanes. También se pueden combinar con tratamientos sintomáticos para los síntomas acompañantes a la migraña, por ejemplo fármacos para evitar las náuseas. En los casos en que las migrañas suceden de forma muy seguida, se pueden prescribir medicamentos para reducir el número de ataques de migraña antes de que aparezcan, por ejemplo: antidepresivos, antihipertensivos o anticonvulsivos. Eso no significa que la persona sufra una depresión, hipertensión arterial o convulsiones, sino que los mecanismos de acción de estos fármacos influyen también sobre el tratamiento de las migrañas. Los remedios de plantas que se venden en las herboristerías o tiendas similares no están regulados. Siempre se debe consultar al médico sobre su uso ya que en ocasiones pueden ocasionar interacciones medicamentosas.

Migraña: Diagnóstico

El diagnóstico de la migraña es sobretodo un diagnóstico clínico, es decir, se obtiene mediante la historia clínica y la exploración física completa. Además se pueden realizar pruebas complementarias para descartar otros trastornos neurolólgicos, como resonancia magnética cerebral, tomografía axial computarizada craneal, electroencefalograma o punción lumbar con estudio del líquido cefalorraquídeo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR