Metahemoglobinemia

¿Qué es?

La metahemoglobinemia es un trastorno de la sangre en el que la proteína hemoglobina propia de los glóbulos rojos, se transforma en otra sustancia llamada metahemoglobina y es incapaz de llevar a cabo el correcto transporte y distribución de oxígeno en el cuerpo.

Causas

La causa de metahemoglobinemia puede ser: Hereditaria: transmitida por ambos progenitores, aunque ellos no padezcan el trastorno. Sucede un mal funcionamiento de una enzima llamada citocromo B5 reductasa Adquirida: es la forma más frecuente. Ocurre tras la exposición a ciertos productos químicos o fármacos por ejemplo:
  • Anestésicos como benzocaína
  • Benceno
  • Algunos antibióticos como dapsona y cloroquina.
  • Nitritos, usados como aditivos en las carnes.
  • Consumo excesivo de alimentos que contienen nitratos, y que se convierten en nitritos en el sistema digestivo inmaduro del bebé: verduras de hoja verde como espinacas, acelgas, borrajas, lechugas y también en la remolacha. Esto es importante sobretodo en los bebés menores de un año de edad y en niños que tengan gastroenteritis.

Metahemoglobinemia: Síntomas

Los síntomas de metahemoglobinemia son:
  • Coloración azulada de la piel (cianosis)
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Dificultad respiratoria
  • Retraso del desarrollo y el crecimiento, o discapacidad intelectual, en las formas hereditarias.

Metahemoglobinemia: Diagnóstico

El diagnóstico de la metahemoglobinemia se realiza a partir de un análisis de sangre donde se cuantifica esta sustancia en la sangre. También se realiza una gasometría arterial para conocer la concentración de los diferentes gases en la sangre.

Metahemoglobinemia: Tratamiento

El tratamiento de la metahemoglobinemia consiste en administrar un antídoto llamado azul de metileno, reservado en los casos graves. En los casos leves a veces no se necesita ningún tratamiento en concreto, sino medidas de soporte o para aliviar los síntomas. También los casos graves pueden necesitar una transfusión de sangre.

Metahemoglobinemia: Prevención

Para prevenir la metahemoglobinemia adquirida se recomienda en general evitar el contacto con los productos químicos y fármacos que supongan un riesgo. Y en la prevención de la metahemoglobinemia adquirida en los niños se recomienda:
  • Evitar las verduras de hoja verde como la espinaca, la acelga, la borraja, la lechuga, o también la remolacha en la alimentación complementaria del lactante antes del año de edad.
  • A partir del año y hasta los 3 años de edad, limitar estos alimentos a máximo una ración diaria.
  • No ofrecer estos alimentos durante una gastroenteritis aguda.
  • Consumir las verduras cocinadas (enteras o en puré) inmediatamente o si se van a consumir durante el día siempre conservarlas refrigeradas. Nunca mantenerlas a temperatura ambiente. Si se prevé que tardarán más tiempo a consumirse, siempre deben congelarse.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR